En Haití el cólera es genocidio a conciencia, gracias a Obama

16 de may de 2012

15 de mayo de 2012 — Ya son casi dos años desde que se desató en octubre de 2010 la epidemia de cólera, la cual hasta ahora ha causado la muerte de mas de 7,000 personas y ha causado más de 250,000 enfermos a esta nación luego del terremoto. Así y todo, gracias a que Obama rehusara hacer lo que Lyndon LaRouche y otros competentes expertos proponían para llevar a cabo la reconstrucción de emergencia de Haití inmediatamente después del terremoto de 2010, hay millones que pueden morir.

Esto es genocidio deliberado y a conciencia.

¿Por qué no está bajo control la epidemia de cólera? Porque la estimación de 800 millones a mil millones de dólares que se necesitan para construir sistemas hidráulicos y de sanidad adecuados no se han materializado. Las Naciones Unidas ya dejaron de pedir para ello, como lo admitió recientemente el coordinador de Asuntos Humanitarios, Nigel Fisher.

Así que, con la estación de las lluvias ya encima, Médicos Sin Fronteras (MSF) alertó el 9 de mayo en un boletín de prensa, que mientras los casos de cólera se están incrementando, Haití no "está preparada adecuadamente" para combatir esta enfermedad. El ministro de Salud de Haití dice que tiene la situación bajo control, pero como informa MSF, "las instalaciones de salud en muchas regiones del país no tienen capacidad de respuesta" a las fluctuaciones de temporada de la epidemia de cólera. Está sucediendo una erupción de casos nuevos en el Plateau Central y en el departamento del Norte, sobrepasando la capacidad de los centros de tratamiento de cólera.

El sistema de vigilancia se supone debe supervisar la situación y dar la voz de alarma. Sin embargo, el MSF dice que "hasta ahora no ha funcionado". En menos de un mes, se ha cuadruplicado el número de personas que solo el MSF a tratado en la capital, Puerto Príncipe, llegando a los 1,600 casos en abril. Aumentaron sus instalaciones de tratamiento en la capital y en Leogane, y pondrán a funcionar más sitios de tratamiento en otros lugares del país. "Se ha hecho muy poco en lo que respecta a la prevención, para pensar que el cólera no iba a resurgir de nuevo en el 2012", dijo Gaetan Drossart, director de la misión del MSF en Haití.

Drossart señala que los procedimientos burocráticos y las reuniones interminables, así como los "mensajes tranquilizadores" que se dan a conocer, "no tiene ninguna semejanza con la realidad". El cita como ejemplo de esto la situación en la región de Artibonite, donde se han reportado un 20% de casos de cólera, pero en este lugar "desde el 2011, ha habido una clara reducción de las medidas para prevenir el cólera".

Más de la mitad de las organizaciones no gubernamentales (ONG) que estaban trabajando el año pasado en esa región ya no están allí. "Después de cada estación lluviosa, el financiamiento se detiene, en vez de dirigirse hacia las actividades de prevención del cólera". De este modo, como explica la especialista en epidemias de MSF, Maya Allan, "cuando el cólera vuelve la gente todavía tiene una alta condición de vulnerabilidad". Del medio millón de personas que todavía se encuentran en los miserables campamentos de la capital, menos de la tercera parte tiene acceso al agua potable limpia para beber y solo recientemente el 1% de ellos recibió jabón.