Los bancos empiezan a caer en la quiebra de la zona del euro

18 de may de 2012

18 de mayo de 2012 — Los bancos de la zona del euro, cargados con unos cinco billones de euros de deudas incobrables, comenzaron ya a deslizarse visiblemente hacia el abismo de una nueva quiebra bancaria, una quiebra que casi todos los medios informativos siguen describiendo de manera fraudulenta como una crisis "griega", de una "nación periférica" o "de "la ruptura de la Unión Europea" en lugar de lo que es: una gran explosión bancaria.

Antier se dieron a conocer las minutas de la reunión de abril del Comité de Mercado abierto de la Reserva Federal (Fed), y muestran que "varios miembros" presionaron para que la Fed se prepare para otra compra de activos y prepare programas de "adecuación" si la crisis bancaria de la eurozona continua empeorando.

Mientras tanto en el lado estadounidense empeoró la "crisis JP Morgan", ya que crecieron las pérdidas en el banco estadounidense más grande, ubicadas en los $100 mil millones de dólares en apuestas de derivadas en bancos de la eurozona y deuda corporativa. Empezando con la columna "DealBrook" del diario New York Times, varias fuentes financieras informaron que las pérdidas en derivados del JPMorgan Chase, inicialmente fijadas en $2 mil millones de dólares, creció a más de $3 mil millones y quizás hasta $4 mil millones. Jamie Dimon, presidente y director ejecutivo, había estimado que la deuda podría duplicarse "en los próximos dos trimestres", sin embrago, parece que esto tardó sólo cuatro días hábiles para hacerlo, y va quizás hacia los $20 mil millones en pérdidas.

El banco Bankia, uno de los más grandes de España, recientemente nacionalizado, esta en "caída libre", luego de que perdió 1000 millones de euros en retiros de depósitos tras una corrida y un 30% del valor de las acciones en unos cuantos días. La agencia calificadora Moody´s bajó varios puntos la calificación de los 16 principales bancos y al Santander UK PLC, una subsidiaria de Santander de España con sede en el Reino Unido. Para el miércoles en la noche ya habían degradado los principales bancos de Italia. El primero ministro español, Rajoy, advirtió que el país, al igual que Grecia e Irlanda, estaba en peligro de quedar aislado de los mercados de deuda soberana; España si vendió bonos de deuda el jueves, pero a tasas de interés superiores a 30-50% de sus ventas más recientes. Los bonos de España a 10 años ahora dan una tasa de interés de 6.33%, mientras que los de Alemania pagan 1.44%, lo que indica el extremo de la ruptura, incluso entre las principales economías europeas.

Mientras tanto las corridas contra los bancos en Grecia ya han ocasionado el retiro de cerca de $1300 millones de euros en dos días, de los cuatro bancos más grandes. El FMI y las potencias financieros "europeas" están imponiendo brutales "sanciones de castigo" a Grecia para tratar de obligar a sus electores a cambiar su voto en las elecciones de junio para que apoyen a los partidos que están dispuestos a imponer la austeridad fascista a favor de Londres y la Comunidad Europea. Una de esas sanciones fue que a esos cuatro bancos principales griegos, el Banco Central Europeo les cortó el servicio para proporcionar liquidez. En cuestión de horas, el chantaje obligó al gobierno provisional griego (que supuestamente carece de autoridad hasta que hayan nuevas elecciones) a destinar 18 mil millones de euros para una "recapitalización" de emergencia de los cuatro grandes bancos. El Banco Central Europeo(BCE) cedió luego, mientras que la agencia calificadora Fitch bajó hasta "C" la calificación de la deuda soberana de Grecia.

Los agudos chillidos en contra de "la ruptura del euro", provenientes de todas partes los medios de comunicación también están destinados a fortalecer la posición de Barack Obama cuando trate de dar órdenes a la canciller alemana, Angela Merkel, en la reunión del Grupo de los que comienza hoy en Campo David, Maryland, E.U.A. Fuentes informan que el G8 realmente no será más que una cumbre sobre el dilema de la crisis de la deuda bancaria en la zona del euro.