La movilización por la Glass-Steagall "impresionante aunque inadecuada"

21 de may de 2012

21 de mayo de 2012 — Lyndon LaRouche caracterizó la explosión de acontecimientos en torno a la Glass-Steagall, después del estallido del JP Morgan Chase, como "impresionante aunque inadecuada", y agregó que la movilización pública que se está extendiendo por todo el Congreso y entre economistas y analistas también se apoya en acontecimientos que todavía no están a la vista pública.

Hay dos nuevos firmantes de la resolución H.R. 1489 de la congresista Marcy Kaptur, el demócrata de Maryland Edward J. Markey y la demócrata de California Karen Bass, además del demócrata de Michigan Dale Kildee que se sumó el día anterior.

El apoyo a la Glass-Steagall continúa acompañado de la ridiculización a la dizque reforma financiera de Dodd-Frank y a la Regla Volcker, por haber resultado fiascos intencionales, que tenían el objetivo de servir a Wall Street. El sitio muy leído Business Insider, publica un artículo de Sy Harding en donde destaca que después del crac del 2008, "se debatió el restablecimiento de la Ley Glass-Steagall. Aunque durante décadas se comprobó que funcionaba bien, fue echada abajo. Al final se aprobó el proyecto de reforma diluida, la Dodd-Frank. Se adoptó la llamada Regla Volcker... pero bajo la presión de Wall Street, los reguladores decidieron demorar la instrumentación de la mayor parte de las nuevas regulaciones ya de por sí diluidas".

"Sin embargo" continúa el artículo, las gigantescas pérdidas de JP Morgan fueron "una llamada de alerta. El Congreso federal y los reguladores han permanecido extrañamente quietos en reaccionar, dado que las noticias podrían arrojarle un balde de agua fría a sus planes de deshacerse hasta de las regulaciones financieras Dodd-Frank, después de las elecciones. ¡Por favor! Wall Street ha estado rabiando durante tres años por el exceso de regulaciones que se había propuesto. La verdad es que hasta la más dura de las propuestas se queda muy corta comparadas con las regulaciones que estaban en vigencia y que funcionaron muy bien, exactamente hasta el momento en que fue derogada la Glass-Steagall en 1999".