"Demócratas" genuflexos de Fort Bend-over admiten que son unos perdedores

22 de may de 2012

22 de mayo de 2012 — A solo una semana de las primarias de Texas, es evidente para cualquiera que esté poniendo atención que en el 22avo distrito solo hay un candidato en esta carrera por la postulación del candidato del Partido Demócrata al Congreso que ofrece soluciones a esta crisis existencial provocada por el colapso del imperio británico y de su títere en Estados Unidos, el Presidente Obama. La campaña de Kesha Rogers, de la lista nacional de candidatos que respalda el Comité de Acción Política LaRouche (LPAC) ha llegado a todas partes en este distrito.

La campaña de Kesha se ha concentrado en las cuestiones estratégicas que configuran la política a nivel mundial: el hecho de que el objetivo que persigue el imperio británico en su proceso de derrumbe es el genocidio, exigiendo austeridad fascista, reforzada por la amenaza de que pueden desatar una Tercera Guerra Mundial termonuclear, si las naciones se atreven a hacer valer su soberanía nacional. Al mismo tiempo, la solución LaRouche, restablecer la ley Glass-Steagall, seguido de una política de crédito público para construir el NAWAPA XXI, representa una ruptura abrupta con los actuales axiomas fallidos, cosa que es necesaria si es que la vida humana va a continuar existiendo en esta planeta.

En respuesta a esto, los demócratas genuflexos de Fort Bend-over están actuando de tal manera que hace que los habitantes de los pantanos de Al Capp se vean casi humanos en comparación. Su última diatriba de ataques contra Kesha la tratan de "niñita tonta", la "hada princesa de Villa Cultura" con "tendencias pasivo-agresivas espantosas". Esta locura obscena, por supuesto, se envía solamente a un pequeño grupo de verdaderos sectarios, esos que están exigiendo que los dizque "demócratas" deben hacer un juramento de lealtad para defender a su Mesías fracasado, Obama. En los ataques más recientes, quien escribe admite que ellos no tienen la intención de ganar en noviembre: "Kesha es una vergüenza tal que esta vez estamos tratando de detenerla, lo que quiere decir que tenemos que gastar dinero en un candidato que sabemos que no va a ganar en noviembre".

Al final del mensaje electrónico, tiene fotografías de uno de sus secuaces, "Bubba", tumbando la propaganda de Kesha ilegalmente, jactándose de "en verdad disfruta despellejar a Kesha". Siguen mientras tanto enviando mensajes electrónicos desesperados, rogándole a la gente que vayan a votar, reconociendo que hasta ahora el porcentaje de la votación temprana ha sido extremadamente bajo.

La campaña de Kesha está comprometida a llevar a cabo una movilización intensa en los próximos ocho días, no para refutar a estos perdedores, sino para movilizar a la mayoría en el distrito, que ya es hostil a Obama, a fin de romper con su pesimismo antiestadounidense, y que se unan a nuestro movimiento internacional para sacar a Obama de su cargo YA, para que podamos comenzar el renacimiento que con tanta urgencia necesita este planeta.