El euro se desmorona; el imperio británico prepara medidas de guerra

25 de may de 2012

25 de mayo de 2012 — Cuando los jefes de Estado en la cumbre del Grupo de los 8 reunidos el 18 y 19 de mayo, y luego los líderes de la zona del euro el 23 de mayo, prometieron piadosamente que impedirían que Grecia salga de la zona del euro, los británicos ya hacían sigilosamente preparativos de guerra para enfrentar una situación exactamente contraría. La marejada financiera que se desatará por toda Europa cuando Grecia sea obligada, o decida, abandonar el euro. El 21 de mayo, en una reunión vía teleconferencia del Grupo de Trabajo Europeo (GTE), los dizque expertos que trabajan con los ministros de finanzas de la eurozona, dieron instrucciones a los países miembros para que empezaran a hacer planes para cuando Grecia abandone el euro, y calcular los costos que cada país tendría que absorber por sí mismo.

La planificación abierta de una salida de Grecia —"Grexit", como ya bautizaron el evento los idiotas del mundo financiero— junto con las corridas contra los bancos en Grecia y España ese mismo día, llevó a una corrida contra el euro de capitales que cambiaron euros a dólares. El diario Financial Times informó ayer que de acuerdo a un informe de Citibank, "los gestores de activos y de fondos de pensiones ayer fueron reduciendo su exposición al euro y se movieron hacia el dólar". Un gerente de la gigante aseguradora AXA dijo al Financial Times que "parece un verdadero pánico, pero la situación puede empeorar..., a menos que los legisladores actúen con decisión y en forma masiva", con lo cual quiere decir, nuevos rescates inmensos a los bancos, que podrían desencadenar una hiperinflación descontrolada.

Julian Jessop, economista en jefe a nivel global de la firma Capital Economics con sede en Londres, lo cita el mismo diario: "Sea lo que sea que lo haya sostenido hasta ahora, el euro parece que finalmente se desmorona".

La agencia de noticias financieras Bloomberg informó que según los "simulacros de guerra" británicos, había 46 horas para detener la bancarrota del sistema mundial en caso de que Grecia abandone el euro. Este escenario, aunque se plantea en términos de lo que Grecia tendría que hacer, el simulacro considera claramente a todo el sistema mundial en su conjunto. Entre los expertos que cita está Lorenzo Bini Smaghi de Italia, hasta hace poco miembro del comité ejecutivo del Banco Central Europeo (BCE) y un agente británico de alto rango.

El artículo de Bloomberg empieza diciendo, "Grecia quizás tenga unas 46 horas para maniobrar en caso de que requiera de planear una ruta de salida del euro... Ese es probablemente el tiempo que tendrían los líderes del país para promulgar cualquier salida de la moneda única, mientras que los mercados globales están prácticamente cerrados desde el final de las operaciones en Nueva York el viernes, hasta la apertura de los mercados del lunes en Wellington, Nueva Zelanda, de acuerdo a una síntesis de escenarios sobre la salida del euro, elaborada por 21 economistas, analistas y académicos. En esos dos días, los líderes tendrán que calmar los disturbios civiles, mientras gestionan una potencial moratoria soberana, planean una nueva moneda, recapitalizan los bancos, detienen la fuga de capitales y buscan la forma de pagar las facturas cuando se acabe el salvavidas del rescate. El riesgo es que la tarea abrume a cualquier nuevo gobierno".