Quebró Bankia y el ya quebrado gobierno español entra al rescate

27 de may de 2012

26 de mayo de 2012 — Este viernes 25 fue un día triplemente tenebroso para España. Siguiendo por el mismo camino del banco JPMorgan Chase, quien admitió que con cada parpadeo sus pérdidas se duplican, Bankia, el cuarto banco más grande de España anunció luego de que cerraran los mercados financieros el viernes por la tarde, que necesitan del gobierno español un rescate financiero de, no nueve mil millones de euros, como habían dicho el jueves, sino de 19 mil millones de euros. El gobierno que nacionalizo este banco el 9 de mayo de 2012, y le dio 4,500 millones de euros, rápidamente acordó elevar la cantidad que le iba a dar a 23,500 millones de euros... por lo pronto. Se suspendieron las operaciones bursátiles con los valores de Bankia, y solo como medida conveniente, fueron despedidos 16 de los 18 miembros de la junta de directores.

Comenzando el día, Standard & Poors bajó de categoría a cinco bancos españoles, tres de ellos son Bankia, Bankinter y el Banco Popular Español, llevándolos a categoría de chatarra.

Además el viernes, Arturo Mas, presidente de la región autónoma de Cataluña, la región más rica del país, le dijo a un periodista que el exige que el gobierno central les diera dinero, o que les financie los próximos pagos que tienen que hacer a los mercados. "No nos importa como lo hagan, pero tenemos que hacer pagos al final de este mes".

Cataluña tiene que refinanciar este trimestre 6,900 millones de euros en deuda. Todas las 17 regiones autónomas de España tienen que refinanciar más de 15 mil millones de euros para la segunda mitad del año. Los principales titulares de esta deuda son bancos españoles.