España: El umbral hacia el universo

29 de may de 2012

26 de mayo de 2012 -– La enorme carga de pésimas noticias económicas sobre España o que vienen de España, esconden el hecho de que el país tiene aspectos característicos que lo ubican ya frente a un futuro que tenga la ciencia como motor. Por ejemplo, en las Islas Canarias se ubican una cantidad de observatorios, de los cuales el mayor de ellos y el más reciente es el telescopio solar GREGOR, que se inauguró el pasado lunes 21 de mayo en Tenerife. Ese telescopio, el más grande de Europa, se ubica en la planicie al pie del volcán Teide, de 3,718 metros de altura; lo dirige un consorcio de investigadores del Instituto Kiepenheuer para la Física Solar, el Instituto Astrofísico de Potsdam, el Instituto de Astrofísica de Gotinga, el Instituto Max Planck de Investigación del Sistema Solar, y otros socios internacionales que han estado construyendo el telescopio solar Gregor ahí desde el año 2000.

El telescopio se bautizó por el nombre de James Gregory (1638-1675) el matemático y astrónomo escosés que desarrolló un telescopio que utilizaba un espejo cóncavo secundario que dirigía la luz reflejada desde el espejo parabólico primario a través de un pequeño agujero en el espejo primario hacia el lente ocular y así hacia el ojo. Este principio óptico se utiliza también en el nuevo telescopio de Tenerife.

Los científicos en el GREGOR no verán directamente al Sol, sino que lo harán utilizando detectores electrónicos tales como espectrógrafos, polarímetros, interferómetros y cámaras. Este ojo hacia el cielo de alta tecnología difiere en algunas otras formas del diseño hecho por James Gregory. El telescopio tiene una estructura completamente abierta para impedir turbulencias de aire en la trayectoria óptica, y está situado en un edificio con un domo retractable.

El espejo primario de 1.5 metros está hecho de vidrio de cerámica Zerodur, resistente al calor, y se le mantiene enfriado para impedir que la superficie del espejo se caliente debido a la luz solar que absorbe. Los ingenieros fabricaron dos espejos adicionales de carburo de silicio (Cesic). Gracias a la capacidad de adaptación de sus lentes, GREGOR obtiene imágenes particularmente nítidas.

Un espejo rotatorio desvía los haces de luz que genera el sistema óptico a los diversos instrumentos. El propósito es medir varios parámetros solares físicos con un nivel de precisión sin precedentes, en particular el campo magnético del Sol, con lo cual se revelan estructuras pequeñas en la escala de los 70 kilómetros, lo cual es una capacidad de resolución asombrosa, dado que el Sol se localiza aproximadamente a 150 millones de kilómetros de la Tierra.

El GREGOR es propiedad del Observatorio del Teide en el Instituto Astrofísico de las Canarias (IAC), y se utilizará también para examinar a las estrellas similares al Sol en una serie de mediciones, algo que no es posible hacer con otros telescopios nocturnos., de acuerdo a la información obtenida de la Sociedad Max Planck.

Más opciones para la tecnología espacial Islas Canarias

Las Islas Canarias de España, ubicadas a 100 kilómetros al oeste de la costa occidental de Marruecos, se extienden sobre una zona de unos 300 kilómetros de este a oeste. Se encuentran en la misma latitud que el centro de lanzamiento espacial de Estados Unidos en Cabo Cañaveral, Florida. Si fuese posible la construcción de un centro espacial europeo o incluso euroafricano en una de las islas, el lanzamiento de misiones espaciales sería bastante eficiente. Tenerife, sitio donde ya se ubican varios observatorios astronómicos, podría ser el sitio de un complejo científico más amplio, una ciudad espacial, que se podría conectar al aeropuerto existente mediante un tren de levitación magnética (maglev).

La opción maglev ya ha estado en discusión allá desde hace tiempo, debido al turismo, para lo cual no hay ferrocarril, dado que la zona es montañosa y no es ideal para los sistemas ferroviarios tradicionales. El Instituto Alemán de Investigaciones Ferroviarias de Berlín ha realizado estudios de factibilidad para un tramo de maglev que conectaría el norte y el sur de la isla, y el gobernador de Tenerife, Ricardo Melchior, está a favor del tren maglev, pero se ha demorado la decisión al respecto, debido en parte a la mentalidad de austeridad que domina al gobierno español y a la Unión Europea.

La isla de Lanzarote, un paisaje de formación de lava que asemeja de modo asombroso a la superficie de la Luna y de Marte, podría servir como sitio de prueba para las misiones espaciales, que es otra opción más para llevar la era del espacio a las Islas Canarias.