Se multiplican señales de pánico en Europa ante la inevitabilidad del derrumbe

29 de may de 2012

29 de mayo de 2012 — Mientras que la situación avanzada de España hacía implosión, salieron a la luz más señales de pánico y de las dimensiones de la crisis. La siguiente es una lista parcial:

* David Cameron, primer ministro británico, sostuvo una reunión de emergencia en su despacho de 10 Downing Street el lunes 28, con la asistencia del gobernador del Banco de Inglaterra, el ministro de Hacienda George Osborne, y el jefe de la agencia de servicios financieros, lord Turner y algunos otros funcionarios. La nota del diario Daily Telegraph dice que la reunión fue para discutir "los planes de contingencia" para el colapso de la zona del euro.

* El domingo 27, Jim Cramer de la CNBC, se desató en el programa Meet the Press donde despotricó por la catástrofe inminente que ha ocasionado la crisis europea, y predijo una "anarquía financiera" y "corridas bancarias" en España y Europa en general, algo que por supuesto, ya está ocurriendo (sin necesidad de hacer pronóstico).

* Lo más lúcido es una columna que aparece en el Huffington Post firmada por Simon Johnson (un ex economista del FMI) y Peter Boone, con el título "El fin del euro: un manual para sobrevivientes". El título es engañoso, ya que no ofrece ninguna solución, pero todo el artículo está bien logrado con buenos datos acerca de cómo la "salida de Grecia" llevará inevitablemente hacia el caos, y detalla de manera mucho más amplia sus deudas, incluyendo todo el sistema de pagos Target2 (el sistema de pagos interbancario de la Unión Europea), el cual puso miles de millones de deuda incobrable en los libros de los bancos alemanes.

Las cifras de Johnson dicen que la salida de Grecia significaría un incumplimiento del pago de 121 mil millones de euros en deuda oficial a los acreedores, 27 mil millones al FMI, 155 mil millones con el sistema del euro, de lo cual 110 son a través del sistema Target2. Entonces, dicen que "solo entre el Target2 y la compra directa de bonos, las deudas pendientes del sistema del euro en los países de la periferia suman aproximadamente 1.1 billones de euros (esto es nuestro estimado basado en los datos oficiales disponibles). Esto equivale a más de 200% del capital (en sentido amplio) del sistema del euro". También equivale a alrededor del 43% del PIB alemán.

Más adelante en el artículo, Johnson y Boone sugieren el modo en que este colapso de bancarrotas podría afectar a los "mercados financieros globales" en una forma mucho peor a lo que pasó en el 2008. Los gobiernos europeos enfrentarán la insolvencia —y si se ve a los contratos en derivados denominados en euros que están pendientes de pago, equivalen a un mercado de $185 billones de dólares, lo cual dará lugar a una agitación enorme. Tómese en cuenta que ellos sólo hablan sobre un estimado de los derivados denominados en euros y en todos los casos, son meras estimaciones, sin duda alguna incompletos.

Johnson y Boone no abarcan todo en términos de cómo esta explosión afectará a este lado del Atlántico, pero ven que viene el caos, y la necesidad de un plan ordenado. Sin embargo, a pesar de que denuncian todas las fantasías y cuentos para niños, al final del artículo no mencionan la única solución que funcionará, la aplicación inmediata y despiadada de una ley Glass-Steagall estricta.