70,000 desempleados de largo plazo van a perder prestaciones

31 de may de 2012

30 de mayo de 2012 — 70,000 desempleados de largo plazo van a perder sus prestaciones para fines de junio. Esto como resultado de un "acuerdo" al que se llegó en febrero, en donde el Congreso aceptaba continuar con el financiamiento de las prestaciones prorrogados, pero al mismo tiempo reducía su duración de 99 semanas a 79. Mediante acuerdos como estos, se han venido recortando las prestaciones por desempleo en $52 mil millones de dólares (casi 30%), de su punto más alto de $157 mil millones (tasa anual) en 2008, a $105 mil millones hoy.

Este mes ya van ocho estados que han reducido sus prestaciones, y solo en el estado de California 95,000 desempleados perdieron sus prestaciones, mientras que otros estados hace recortes similares. Un artículo en el New York Times de hoy destaca que Florida ha elevado los requisitos para poder calificar inicialmente, la parte que se paga con los impuestos corporativos y se exige a los solicitantes que completen un examen sobre "habilidades para trabajar" y lo presenten por Internet en vez de por teléfono, "ahorrándole" así al estado $2.7 millones de dólares. Por lo tanto, los rechazos a las solicitudes de ayuda se han elevado a más del 50%, cuando el promedio nacional es del 30%. El periódico USA Today añade que las "duras" restricciones en la asistencia estatal desde 1977 han mantenido la población bajo el programa de asistencia relativamente constante, en contraste con el desempleo o las estampillas para alimentos, que han tenido un salto de casi un 50% en los últimos tres años.

Cuando se llegó a esta componenda en el Congreso en febrero, los demócratas argumentaron que al reducir las prestaciones prorrogadas para los desempleados de larga duración sería crear un "declive fiscal" dado que casi toda la ayuda por desempleo se utiliza inmediatamente en la actividad económica real (gas, alimentos y renta), cuya pérdida podría desplomar al país en "otra" recesión. A pesar de que en febrero se aprobó su prórroga (una de las grandes "victorias" legislativas que reclama el presidente Obama y sus sicofantes en este año), de todas formas las prestaciones se han reducido, usando otros medios.