Mensaje de Obama a Europa: Tienen que levantar un "muro de dinero" para detener la corrida contra los bancos

31 de may de 2012

31 de mayo de 2012 — Lael Brainard, subsecretaria para Asuntos Internacionales de la Secretaría del Tesoro de Estados Unidos, se encuentra esta semana en una gira relámpago por las naciones europeas, para exigirles "planes de contingencia" para que utilicen el Fondo Europeo de Estabilidad Financiera y otros fondos para "recapitalizar directamente" a todo el sector bancario de la zona del euro que se hunde. euro. El miércoles 30, el diario Wall Street Journal explicó que la urgencia del viaje tiene el propósito de "calmar los temores de la cascada de corridas bancarias en España y otras naciones aún antes de las elecciones de Grecia el 17 de junio".

Brainard estuvo en Atenas el martes, el miércoles en Frankfurt, el jueves irá a París y el viernes a Berlín. El Journal advierte que ya no se puede contener el problema en ningún país y cita a Edwin Truman, ex funcionario de alto rango de la Secretaría del Tesoro bajo el gobierno de Obama: "El verdadero problema serio ahora es que el sistema bancario europeo podría estallar en el contexto de la incertidumbre griega. Podría haber una corrida sobre los bancos griegos, los bancos españoles, italianos y portugueses".

En el caso de España, cada vez que uno parpadea, aumenta la cantidad que necesitan los bancos para ser rescatados a un nivel cada vez mayor. Ayer, la firma consultora japonesa Nomura Securities había dicho que se necesitarían entre 65 o 70 mil millones de euros. Hoy el diario británico Daily Telegraph cita a un funcionario no identificado del gobierno diciendo que el total sería de 100 mil millones de euros o más. En cuanto a las comunidades autónomas, acaban de "descubrir" que para lo que resta del año, tienen que refinanciar no 8 mil millones de euros, sino 36 mil millones de deuda. Y el Ministro de Finanzas, Montoro, se reunió ayer con el vicepresidente de la región de Cataluña y le prometió que el gobierno anunciaría el viernes un "plan" de cómo el gobierno nacional ayudará a las regiones a obtener créditos de los mercados.

De tal modo que, entre más "soluciones" ofrecen los funcionarios, la deuda se sigue acumulando cada vez más arriba.