Informe de la votación: Kesha Rogers ganó las primarias 51% contra 49%

1 de junio de 2012

1 de junio de 2012 — Kesha Rogers ganó otra vez la postulación demócrata para representar al 22avo Distrito de Texas en el Congreso. Las cifras finales dadas por el secretario de Estado de Texas son las siguientes: Kesha Rogers 3,659 votos (50.73%); K. P. George 3,553 (49.26%).

Kesha obtuvo la victoria por dos razones: su determinación personal de sostener un enfoque "desde lo más elevado", ocupándose de las cuestiones estratégicas se vida o muerte para la nación, y en especial concentrándose en la necesidad de sacar a Obama de su cargo, e implementar como solución al derrumbe económico el programa de tres puntos que propone LaRouche; y el decidido esfuerzo de sus colaboradores de campaña, teniendo en cuenta cada uno que toda conversación hecha con alguien en la calle, en las visitas casa por casa, o en las llamadas por teléfono, era una batalla decisiva por el futuro de la persona con la cual hablaban. Sabían que la cuestión no era meramente que cada voto cuenta, sino comunicarle a toda persona que contactaran que deben asumir responsabilidad por el futuro de la nación.

Los demócratas de Obama adoptaron una estrategia demente, haciendo una burla de las elecciones. Su candidato no hizo más que, a diferencia de Kesha, él respaldaba a Obama, y que dizque quería crear empleos. Los secuaces del partido sacaron una serie de calumnias en contra de Kesha Rogers y LaRouche, típicas mentiras y diatribas llenas de odio, para encubrir el problema que tenían, a saber, que ¡ellos respaldan a Obama! Ellos estaban seguros que podrían movilizar a más secuaces a votar por su candidato, que la cantidad de votantes normales que Kesha pudiera movilizar a su favor.

El resultado fue que la votación en la primaria demócrata del 22avo Distrito Congresional de Texas fue minúscula, pues solo llegó a 7,155 votos. En la primaria republicana, hubo 46,000 votantes. Los demócratas de Obama admitieron que no tenían ninguna posibilidad de ganar las elecciones de noviembre, y que solo estaban movilizados para detener a Kesha Rogers, la candidata larouchista. Esa estrategia estaba deliberadamente encaminada a impedir la votación, a desmoralizar a los votantes. A pesar de que este ha sido tradicionalmente un distrito republicano, la cantidad de 46,000 votos en la primaria del Partido Republicano en contraste con más o menos 7,000 votos en la primaria del Partido Demócrata se sale por completo de toda proporción usual.

Pero no se equivoquen con lo sucedido. Lo que descubrió la campaña fue que a Obama lo detestan en este distrito, inclusive entre los demócratas. Además de los más de 50% de personas que votaron por Kesha en esta primaria, salta a la vista que entre las 25,000 a 50,000 personas que no fueron a votar no hay respaldo para Obama.

Luego de su victoria, Kesha Rogers prometió que su campaña va a volver a las calles de inmediato, para continuar movilizando a la población para enfrentar la crisis existencial que encara la humanidad, y para aportar el liderazgo, de modo que entiendan que tienen la opción de actuar como ciudadanos, para sacar de la Casa Blanca al agente británico Obama, y restaurar el sistema americano de economía política.

Este es el momento para que los patriotas en todas partes se unan e intensifiquen esta movilización.