Jefes del Estado Mayor de EU se movilizan para parar la Tercera Guerra Mundial

2 de junio de 2012

2 de junio de 2012 – A menos de 24 horas después de que la embajadora de Estados Unidos ante la ONU, Susan Rice alegara que pudiera ser necesaria una intervención militar en Siria "al margen de la ONU" [1], pareciera que el Estado Mayor Conjunto se hizo sentir ante el Secretario de la Defensa, Leon Panetta, para asegurar que repudiara la declaración de Rice. Un reportero que viajaba con él en su viaje a Singapur, confrontó a Panetta con esa pregunta. "No, yo no puedo prever tal cosa" dijo Panetta, aunque continuó insistiendo en que"todas las opciones" estaban sobre la mesa de discusiones ante "cualquier contingencia". El Estado Mayor Conjunto, encabezado por su presidente, el general Martin Dempsey, ha estado trabajando incansablemente tras bambalinas y con declaraciones públicas extremadamente cuidadosas, para hacer todo lo humanamente posible para evitar cualquier acción que pudiera conducir a una confrontación termonuclear con Rusia.

El hecho de que el Estado Mayor Conjunto mantenga un dialogo de larga data con la elite militar de Israel —mantienen entre ellos un intercambio regular tanto a nivel civil como militar— se ha visto reflejado en que voces más sanas en Israel han advertido en contra de un ataque militar tanto contra Irán como contra Siria. Como se informó ayer, el respetado personaje de la literatura en Israel, Amnon Shamosh, escribió en Yedioth Ahronoth, donde denuncia las fracasadas y erradas políticas sobre Siria y advierte que un ataque militar a Irán podría conducir a una "Tercera Guerra Mundial". Moshe Ronen, vicepresidente del Congreso Mundial Judío y presidente nacional de la Comisión Canadá-Israel, también escribió en el Yedioth Ahronoth el 29 de mayo, y señala que no hay alternativa a Assad y que una intervención militar por parte de occidente solo ocasionará más derramamiento de sangre y la llegada al poder de un régimen peor que el de Assad.

Ronen no es ningún blandengue cuando se trata de los adversarios de Israel. Según su biografía, Ronen ha sido un férreo defensor de Israel en Canadá y otros lugares durante décadas. En un artículo firmado, Ronen califica a Assad de "un infame dictador sin conciencia", pero, dice, "la experiencia nos ha enseñado que occidente no entiende al Medio Oriente, y que siempre que ha tratado de cambiar las realidades del medio oriente, se topa con sorpresas negativas". Señala la experiencia de EU en Irak, en donde "todavía no está claro el resultado" y Afganistán, de donde Estados Unidos se va a retirar "con la cola entre las patas". También destaca a Egipto, en donde Obama apoyó la revolución de la Plaza Tahrir, pero en donde el ex gobierno de Hosni Mubarak pudiera estar a punto de ser reemplazado por la hermandad musulmana; y a Libia, en donde, también "todavía no está claro si obtuvimos un régimen democrático o un gobierno de al-Qaeda".

Sobre Siria, Ronen concluye que "podemos asumir que si occidente despacha fuerzas militares e interviene... esto solo aumentaría el derramamiento de sangre. Es más, el régimen que reemplazaría a la tiranía secular sería una tiranía religiosa sunnita, que sería aún peor".

vínculos: [1]http://larouchepac.com/node/22894

———————————————————————————