Preso del pánico el presidente Rajoy declaró: "Esto no es el Apocalipsis. No vamos a naufragar"

4 de junio de 2012

 

4 de junio de 2012 — Luego de que el ministro de Economía de España, Luis De Guindos dijo el sábado 2 de junio que "estamos al borde de un precipicio", el presidente del gobierno español, Mariano Rajoy, dijo al día siguiente en una conferencia sobre economía en Sitges, España que: "No estamos al borde de ningún precipicio. No es razonable alimentar los temores y arrastrarlos al borde de la realidad. Esto no es el Apocalípsis. No vamos a naufragar... y créanme cuando les digo que tengo razones fundadas para afirmarlo, que los problemas de la Unión Monetaria Europea van a comenzar a resolverse en no mucho tiempo".

Posiblemente Rajoy se refería a su propuesta, que hizo momentos después en Sitges, que debía crearse una autoridad única de la zona del euro para gestionar las deudas del bloque, a cambio de que las naciones le entreguen el control de sus presupuestos a "una autoridad fiscal europea que pueda orientar la política fiscal de la zona euro, que armonice las políticas fiscales de los Estados miembros y que permita un control centralizado de las finanzas".

El llamado de Rajoy a la calma daría risa si es que no fuera tan patético, en vista de que es el pánico lo que se está expandiendo, no solo por toda España, sino por los mercados financieros internacionales en general. Y por buenos motivos. Tomen en consideración algunas actualizaciones sobre algunos de los componentes del proceso de desintegración de la deuda española de 1 billón de euros:

* Deuda bancaria: El sábado 2, la mayor cifra que cualquiera se hubiese atrevido a publicar del tamaño de rescate financiero que se necesita para los bancos españoles era de 300 mil millones de euros. Al día siguiente, la circular de Unión de Bancos Suizos (UBS) para inversionistas estimaba que el total está cerca de los 375 mil millones de euros. Pero los bancos españoles, encabezados por el Banco Santander del Grupo Inter-Alpha, son tan conocido por su inclinación a mentir y falsear la realidad sobre sus activos, que el ministro de Economía De Guindos, tuvo que el sábado que el Gobierno contrataría a cuatro compañías internacionales de auditoria para revisar los libros de los bancos (KPMG, Deloitte, Ernst & Young, y PwC) y que se darían a conocer lo resultados a finales de junio, un mes antes de lo que se había previsto, a fin de "tranquilizar a los mercados". El diario español ABC informó que los banqueros españoles no recibieron el anuncio con agrado.

Se puede apostar con seguridad que el total de la deuda mala en los bancos españoles es de por lo menos el doble de lo que ahora se admite.

* Deuda de los gobiernos regionales: El ministro de Hacienda, Cristobal Montoro, salió también el viernes a repetir la cantaleta, en medio de una gran fanfarria, de que para el primer trimestre de 2012 los presupuestos de los 17 gobiernos regionales ya habían logrado llevar a cero el déficit de sus presupuestos. "La suma es cero", dijo triunfalmente Montoro. Pero luego tuvo que admitir que esto se logró solo porque el gobierno nacional dio un adelanto de 5,176 millones de euros a las regiones, que se tenían programados para julio. Sin este dinero adelantado por el gobierno nacional, las regiones hubieran registrado un déficit de 0.45% para el primer trimestre.

También resulta que la cantidad de la deuda regional que está a punto de explotar es más grande que el estimado de 50 mil millones de euros que había hecho Executive Intelligence Review (EIR) previamente. La agencia francesa de noticias AFP informa que en lo que queda del año 2012 las regiones tendrán que financiar 36 mil millones de euros, además de que tendrán que sacar otros 15 o 16 mil millones de euros para cubrir sus déficits públicos. Eso significa 52 mil millones de euros. Pero, además de eso, a mediados de mayo, el gobierno nacional ya había sacado una línea de crédito de 30 mil millones de euros para ayudar a los pueblos y las regiones a pagar sus deudas a sus acreedores. Así que el componente regional ahorita ya es de 82 mil millones de euros y sigue creciendo.