Comentaristas financieros muestran la influencia del principio de la Glass-Steagall aunque tratan de "modernizarla"

4 de junio de 2012

4 de junio de 2012 — El 3 de junio, dos conocidas columnas financieras dominicales muestran la influencia creciente del principio de la Glass-Steagall, aunque tratan de ofrecer una innecesaria "modernización" de la misma, en vez de unirse a la batalla urgente para hacer que se apruebe de inmediato la reinstitución de la ley que se encuentra en la propuesta HR 1489 en la Cámara de Representantes.

El destacado columnista financiero Barry Ritholz, en su columna semanal en el Washington Post, se "imagina" en un futuro cercano al presidente del FDIC (Corporación Federal de Garantías de Depósitos) —es decir, Thomas Hoenig, ahora vicepresidente de la FDIC— usando el reglamento sobre cambios de la FDIC para llevar a cabo lo que claramente suena como el "principio Glass-Steagall" definido por Lyndon LaRouche. Se supone que "el presidente Hoenig" promulga una directiva en el 2015 (!) luego de desplomes bancarios generalizados con libros de contabilidad con derivados financieros que piden a la FDIC que los "garantice".

"1. Vigente de inmediato, se han triplicado los depósitos de seguros ante la FDIC de cualquier banco de EU que esté involucrado en CUALQUIER tipo de comercialización con derivados o suscripciones de emisión de títulos u otras actividades de la banca de inversiones... 2. SE BAJA el pasivo máximo del depósito asegurado a $100,000 por cuenta para las firmas comercializadoras de derivados. Efectivo en 180 días, la cantidad máxima asegurada del pasivo del depósito asegurado se reducirá a $50,000 por cuenta. 3. Vigente en un año a partir de hoy, el 23 de mayo del 2016, ya no vamos a ofrecer garantías a los depósitos de ninguna firma que esté comprometida en la comercialización con derivados o suscripción de emisiones de títulos o que esté involucrada en la banca de inversiones...

"No es nuestra posición decirles en que tipo de actividades bancarias no depositarias se pueden o no desempeñar. Esas son selecciones de negocios que ustedes y sus firmas son libres de tomar. Sin embargo, nuestra posición es no participar en tontas suscripciones de emisiones de valores. Hemos elegido ser más conservadores en nuestra gestión de riesgos así como también en las hipótesis sobre suscripciones que hacemos. Por lo tanto, no podemos garantizar el tipo de riesgos en que han estado comprometidas sus firmas"; etc.

Lo que motiva esta columna se ve en sus palabras iniciales: " '¡Regresemos a la Glass-Steagall!' Ese es el grito que se escucha...".