Terminar con el euro; implementar la ley Glass-Steagall, ¡ya!

13 de junio de 2012

13 de junio de 2012 — Debido al fracaso y lo contraproducente del rescate bancario español, "la crisis se está deteriorando a un ritmo cada vez mayor", le dijo un "estratega bancario de alto nivel" al diario londinense Financial Times el martes 12. "Se trata de... la ruptura total de la zona del euro, o la unión fiscal". La repentina demanda que se avizora por rescates simultáneos de España e Italia, ha levantado el espectro de una ofensiva de impresión hiperinflacionaria de euro "dinero" condenado al fracaso, mientras que el capital sale volando frenéticamente de Europa y los préstamos bancarios se congelan.

Helga Zepp-LaRouche en su introducción al informe "El milagro económico mediterráneo", escribe que "veinte años después de que se firmó el Tratado de Maastricht, se creo un monstruo; y once años después de la introducción del euro, muchas naciones de la zona del euro, están en peligro de decender al nivel de las condiciones de vida de África: desintegración social, aumento en la tasa de mortandad, la infraestructura sin mantenimiento,... uno de cada dos o tres jóvenes son desempleados y los trabajadores calificados huyen de sus países de origen... El supuesto auge alcanzado por las naciones llamadas "rezagadaz" realmente fue una burbuja, y ahora esa burbuja ha reventado".

Pone de relieve que las otrora naciones soberanas de Europa deben dejar el euro ya, e implementar una reorganización bancaria con la ley Glass-Steagall, que se basa en el reestablecimiento de sus propias monedas.

El actual espectro de los gigantescos rescates hiperinflacionarios fracasados que se pretende imponer, hacen que esa sea la única forma de sobrevivir. "Se debe de restablecer la soberanía nacional por encima de las políticas monetarias y económicas. Expertos como el profesor Dirk Meyer del Colegio Militar Federal en Hamburgo, ya han elaborado estudios de factibilidad competentes para un 'Plan B´, que comprenden los reparativos técnicos para abandonar el euro. Se podría utilizar un fin de semana largo como un día feriado bancario para preparar la conversión de moneda y manejar los saldos de cuentas corrientes en cheques y ahorros en los bancos...

"A la salida del euro debe ser seguir una transferencia de la soberanía monetaria que le fue entregada a la Unión Europea, regresándola a su respectivos estados nacionales... Una nueva ley nacional de moneda podría legislar luego la adopción del nuevo marco alemán (deutschemark), y lo mismo sucedería respectivamente con las otras monedas nacionales". El euro se convertiría en una mera "unidad de cuenta entre los bancos nacionales".

Esto hace que funcione la imposición del principio de Glass-Steagall en la actual situación bancaria extrema de Europa. Los bancos del Grupo Inter-Alpha, los supergigantes suizos y los bancos de la City de Londres que dominan los derivados financieros, que han jugado ya demasiado tiempo en el los casinos del "eurodólar" y del euro, serían eliminados todos como bancos prácticamente con una reorganización al estilo de la ley Glass-Steagall. Ellos se han eliminado así mismos como bancos reales, tal como es. El restablecimiento de las monedas nacionales, y el establecimiento de una banca nacional, hará posible la creación de un sistema de crédito y la protección de la banca comercial, y organizar inversiones en los grandes proyectos de un "milagro económico mediterráneo".