El resultado de las elecciones en Grecia no cambia nada la crisis de la zona del euro

18 de junio de 2012

18 de junio de 2012 — Según los resultados iniciales de las elecciones en Grecia, el partido conservador Nueva Democracia obtuvo una ligera victoria por encima del partido Syriza —el porcentaje de la votación es sumamente cerrado—y se habla ahora de una posible coalición de gobierno entre los partidos Nueva Democracia y PASOK, si logran llegar a un acuerdo.

Los medios informativos de Europea expresaron un respiro de alivio en general, pero Helga Zepp-LaRouche, presidenta del Bueso, recalcó hoy que cualquiera que sea el desenlace de las elecciones, eso no puede detener la desintegración del euro y de la zona del euro.

Los banqueros de toda la región están realizando interminables reuniones y llamadas telefónicas, diseñando frenéticos documentos secretos y planes de acciones a tomar, que la unión bancaria, que los eurobonos, y cualquier otro esquema loco que puedan inventar. Los ministros de Finanzas europeos tendrán esta noche una conferencia telefónica para analizar las elecciones en Grecia y se espera que emitan una declaración entrada la noche. No tienen ninguna importancia. Nada de lo que propongan va a funcionar.

La única opción, dijo Zepp-LaRouche, es la normativa de Glass-Steagall y el programa de desarrollo del movimiento de LaRouche para el Mediterráneo, titulado, "Sí hay vida después del euro".

El pánico entre la comunidad depredadora financiera se vio reflejado en las entrevistas que le dio el presidente saliente del Banco Mundial, Robert Zoellick, a varios medios noticiosos este fin de semana, alertando que el mundo se enfrenta ahora a "un momento Lehman", en referencia a cómo los mercados mundiales se congelaron de repente, como cuando deja de latir un corazón, de golpe, cuando el banco Lehman Brothers se declaró en bancarrota en el 2008. Obviamente el término no describe todavía la magnitud de la crisis, pero refleja el estado mental de Zoellick. Hizo un llamado para que se tomen medidas de emergencia para estabilizar la zona del euro, y llegó tan lejos como para decir que no importa con que "modelo" salgan los dirigente europeos, siempre y cuando hagan algo inmediatamente, antes de que sea demasiado tarde.

Según el periódico The Telegraph de ayer, el primer borrador de un documento secreto, partes del fueron publicadas por el diario londinense, está ya circulando entre los gobiernos y los financieros europeos, aunque no se le considera controvertido porque evita mencionar cuestiones más "delicadas" como los eurobonos y la unión bancaria. Luego hay una serie de "documentos cuya existencia se niega" (!) que están circulando a un "nivel ultra secreto entre las capitales europeas y Bruselas", para ser discutidos en antelación de la reunión de la Comisión Europea (CE) del 28 y 29 de junio. El texto preliminar del presidente del Consejo Europeo, Herman Van Rompuy, sobre el futuro de la "Unión Económica y Monetaria" será circulado en sobre cerrado la semana próxima, y presentará el "mapa de ruta" hacia la unión bancaria.

En la reunión del G-20 que comenzó en Los Cabos, México, hoy 18 de junio, también dominarán las discusiones sobre esquemas completamente dementes. Está previsto que los líderes de España, Alemania, Francia e Italia se reúnan con Van Rompuy y con José Manuel Barroso, presidente de la Comisión Europea, durante las reuniones complementarias a la cumbre. Francois Hollande, Presidente de Francia, le propondrá al G-20 un "pacto de crecimiento" de 120 mil millones de euros. El presidente saliente de México, Felipe Calderón anunció optimista que los líderes mundiales acordarán incrementar en $430 mil millones de dólares el dizque "cortafuego", o sea la recapitalización del FMI, que se acordó preliminarmente en la reunión del FMI, en abril de este año en Washington. Es desafortunado, dijo, que Estados Unidos no vaya a participar en esta recapitalización, "pero esto no va a evitar que esta sea la más grande en la historia del FMI".