Grecia sigue ingobernable

19 de junio de 2012

18 de junio de 2012 — El triunfo de los partidos a favor del memorándum de austeridad en las elecciones griegas, encabezado por el partido derechista Nueva Democracia, no podrá gobernar, independientemente de quienes se le unan para integrar un gobierno. En realidad de verdad, más del 55% de la población que acudió a las urnas electorales votó en contra del memorándum. Al día siguiente en que ND formé un gobierno, supuestamente en alianza con el partido Pasok, se convertirá en objeto de odio de todo el país.

Los ministros de Finanzas de la zona del euro emitieron una declaración donde más que nada para dar órdenes al país, sea quien sea el gobierno. Señala que deben "continuar con las reformas fiscales y estructurales" y luego les exigen la "rápida formación de un nuevo gobierno griego que tome en sus manos el programa de ajuste".

Aunque en realidad ND ganó solo 79 escaños, debido al absurdo mecanismo electoral griego que le da al "ganador" de la elección 50 escaños extras, el ND tiene nominalmente 129 escaños de los 300 que integran el parlamento. El partido socialdemócrata Pasok (cuyo gobierno fue el inició todo el plan de austeridad que culminó con la firma del memorándum que compromete al país a pagar sus deudas con que se rescató al sistema bancario, antes que cualquier otro gasto público) sacó el 12.5%, menos que en la primera ronda, pero con lo que ganó 33 escaños, lo cual daría a una eventual gobierno de coalición con ND un total nominal de 162 escaños, aunque en realidad, descontando los 50 de regalo, sería un gobierno de 112 escaños.

El partido que encabezó la oposición al memorándum, Syriza, ganó 71 escaños con una votación del 26.89% muy cercano al 29.66% que sacó ND, lo cual es verdaderamente extraordinario dado que en las elecciones anteriores Syriza era uno de los partidos marginales, y en estas elecciones fue objeto de una campaña internacional de calumnias encaminada a aterrorizar al electorado griego.

El partido Griegos Independientes, que también se opone al memorándum como Syriza, ganó 20 escaños. El partido lo dirige un ex diputado de ND, Panos Kammenos, y se formó unas semanas antes de las elecciones del 6 de mayo.

La Izquierda Democrática, un partido cuyo liderato se encuentra dividido internamente entre quienes repudian el memorándum y quienes lo apoyan, pero que en la base del partido se inclina más bien en contra del memorándum, ganó 17 escaños. El Partido Comunista (KKE) ganó 12 escaños. Estos cuatro partidos suman 121 escaños, que superan los 112 escaños de Pasok y ND, sin contar los 50 de regalo.

El partido fascista Dorado Amanecer, ganó 18 escaños, porque a pesar de ser abierta mente fascista, aprovecho el sentimiento contra el memorándum y se fue con el.

Con toda su incompetencia y traición, el líder del Pasok, Evangelos Venizelos, sabe que un gobierno ND-Pasok no tendría legitimidad a los ojos de la población y nunca podría llevar a cabo las órdenes de la Troika sin provocar un baño de sangre en las calles. De ahí que está exigiendo que Syriza y la ID se tomen el veneno de unirse a un "gobierno nacional de corresponsabilidad".

Pero en una declaración que se difundió en la TV nacional, el líder de Syriza, Alexis Tsipras, dijo que su partido no se unirá a un gobierno tal, porque Syriza representa el núcleo de la mayoría popular contraria al memorándum. De acuerdo al noticiero Protothema, Tsipras recalcó que "estaremos presentes en cualquier acontecimiento desde la posición de la oposición principal" y que "todo mundo debe saber qeu las medidas de austeridad y de vender la propiedad del Estado no podrá avanzar porque carece de legitimidad popular".

"A partir del lunes, seguiremos la lucha con la convicción de que el futuro no le pertenece a los que tienen miedo, sino a quienes llevan esperanza. El nuevo día de Grecia ya amaneció. Vamos a continuar", señaló Tsipras.

Por su parte, en una declaración después de las elecciones, el líder de Griegos Independientes, Panos Kammenos, atacó la declaración de Samaris, quien dijo que "respetaría por siempre" las firmas del gobierno griego con la que se vendió la soberanía y el bienestar del pueblo griego. Kammenos se refirió al líder del movimiento de independencia de Grecia de 1821, y dijo: "La única firma que nos compromete es la que describe Theodoros Kolokotronis, quien dijo que 'Dios puso su firma en la libertad de Grecia' y esa es la única firma que es 'para siempre' ". Le hizo un llamado a sus seguidores para seguir luchando en contra del "memorándum de humillación nacional y empobrecimiento económico del pueblo griego, con nuestras únicas armas, el poder de nuestra alma, nuestra pasión por la dignidad y nuestro deseo por un mañana mejor".

Grecia se encuentra en lo que Lenin identificaba en 1917 como una situación de "poder dual". Por un lado los traidores a favor del rescate que siguen escuchando a sus amos de la Unión Europea en Bruselas para que hagan todo lo imposible para salvar al euro y al sistema bancario del Grupo Inter-Alpha del imperio británico. Ellos van a controlar una mayoría parlamentaria formalmente, que perderá toda su legitimidad al día siguiente de que se integren. El gobierno seguirá sitiado por las manifestaciones populares y las huelgas sindicales, los grupos de la sociedad civil y los millones de jóvenes que en un 55% no tienen empleo.

De ahí que la oposición debe decir la verdad, que es el euro y la política de la Unión Europea los que están en bancarrota y representan un peligro para el pueblo de Grecia y de toda Europa. Deben hacer un llamado a los pueblos de Europa de que la única salida posible consiste en una reforma financiera total y la creación de sistemas de crédito nacional sobre la base de una reforma a la Glass-Steagall para separar a las instituciones bancarias que sirven a la economía real de esas instituciones responsables de las deudas especulativas impagables, incluyendo la deuda nacional de Grecia. De este modo se crearían instituciones de crédito para implementar el Programa para un Milagro Económico en Europa del Sur, el Mediterráneo y África.