Funcionario de derechos humanos de la ONU: los asesinatos selectivos del gobierno de EU "debilitan el estado de derecho"

25 de junio de 2012

25 de junio de 2012 — El programa de EU de uso de aviones robot (drones) asesinos en Pakistán, Yemen, Somalia y quizá otras naciones, no solo pone en peligro 50 años de derecho internacional, dijo Christof Heyns, el Relator Especial de la ONU sobre los asesinatos extrajudiciales, sino que pudieran constituir crímenes de guerra. Heyns hizo sus comentarios en la sesión del Consejo sobre Derechos Humanos de la ONU el 20 de junio en Ginebra.

"¿Hemos de aceptar cambios sustanciales al sistema de derecho internacional que ha estado en vigencia desde la Segunda Guerra Mundial y que ha sobrevivido amenazas nucleares?", se preguntó Heyns. Algunas naciones, dijo, "encuentran inmensamente atractivo los asesinatos selectivos. Otros pudieran llevarlos a cabo en el futuro... Las prácticas actuales de asesinatos selectivos debilitan el estado de derecho. En un conflicto armado [como el de Afganistán] pudieran estar justificados los asesinatos, pero muchos de los asesinatos selectivos ocurren en zonas que están muy lejanas de las que se reconocen como zonas de conflicto armado". Agregó que ha habido informes de ataques secundarios de aviones a los rescatistas que están prestando ayuda a los heridos del primer ataque, y si se comprueba que estos informes son verdaderos "estos ataques posteriores son un crimen de guerra".

Heyns ridiculizó de nuevo el argumento de EU de que los asesinatos con aviones robot son una respuesta legítima al 11 de septiembre. "Es difícil visualizar cómo es que cualquier asesinato que se lleva a cabo en el 2012 se puede justificar como respuesta a acontecimientos en el 2001", dijo. "Parece que algunas naciones quieren inventar leyes nuevas para justificar prácticas nuevas".

La sesión del Consejo sobre Derechos humanos se inauguró esta semana con la presentación del informe de Heynes por escrito, que fue una continuación del informe de su antecesor en el 2008, quien ya había destacado entonces la falta de un marco legal para los asesinatos con aviones robot y la falta de transparencia en la política sobre su uso, y desde entonces no ha habido ningún cambio. "El Relator Especial reitera la recomendación de su antecesor de que el gobierno (de Estados Unidos) debe especificar las bases para matar en vez de capturar 'blancos humanos' y si el Estado en donde se llevan a cabo los asesinatos ha dado su consentimiento" dice Heynes en su escrito.

"También debe especificar las garantías procesales en vigor para asegurar con anticipación que los asesinatos selectivos se apeguen al derecho internacional, así como también las medidas que se toman después de que ocurren los asesinatos para asegurar que su análisis factual y legal sean correctos". Heyns concluye que "yo estoy seriamente preocupado de que la práctica de asesinatos selectivos pudiera sentar un precedente peligroso, con el cual cualquier gobierno podría, bajo la cubierta de imperativos contra el terrorismo, decidir identificar y asesinar a individuos en el territorio de cualquier Estado si considera que dichos individuos constituyen una amenaza".

No solo los representantes del gobierno de Obama en Ginebra se negaron a aportar respuestas satisfactorias a las preguntas de Heynes, sino que aquí en EU, ese mismo gobierno dejó en claro que no tiene intenciones de aclarar las bases legales del programa de aviones robot asesinos, ni dar a conocer ninguna otra información pertinente en relación al programa. En respuesta a la demanda legal de la Unión Americana de Libertades Civiles (ACLU por siglas en inglés) y el diario New York Times, los abogados del gobierno le dijeron el 21 de junio a un juez federal de Nueva York que "si la CIA tiene o no la autoridad para ser, o de hecho esté, involucrada en las operaciones selectivas letales, sigue siendo clasificado" como secreto. Es más, "hasta describir los números y detalles de la mayor parte de estos documentos [que solicita la demanda] podría poner al descubierto información que podría poner en peligro los esfuerzos del gobierno en contra del terrorismo".

El subdirector de asuntos legales de la ACLU, Jameel Jaffer, ridiculizó el argumento del gobierno, destacando que el programa de aviones robot es un secreto a voces y que el gobierno se ha jactado de él con los reporteros. "El público tiene el derecho de saber más sobre la autoridad legal que el gobierno alega tener y la guerra en donde el gobierno la está usando" dijo Jaffer en una declaración. La ACLU está pidiendo que Obama revele más información "sobre el proceso por el cual individuos, incluyendo ciudadanos americanos, se agregan a las listas de asesinatos del gobierno".

La ACLU debería saber que la única forma en que es probable que esto suceda, es si se saca a Obama de la Presidencia, ya sea con el juicio político o invocando la 25ava Enmienda, dado que Obama personalmente es el asesino que decide esta política.