Lavrov se enfoca en el papel británico en la confrontación sobre Siria

25 de junio de 2012

24 de junio de 2012 — El ministro de Relaciones Exteriores de Rusia, Sergei Lavrov sabe quien le mueve la cola al perro con relación a Siria, como lo dejó ver en entrevista del 21 de junio con Russia Today. Lavrov describió la histeria de los medios occidentales en torno al barco de carga ruso que llevaba helicópteros a Siria como "parte de una campaña y una campaña no muy decente, yo diría". Dijo que el barco cargaba sistemas de defensa aérea y helicópteros que originalmente había adquirido Siria durante el período soviético pero que se habían devuelto a Rusia porque necesitaban reparaciones, según el contrato que firmaron en el 2008. "Pero esta historia tiene otro giro" dijo y es que la compañía británica que tenía el seguro, retiró su cobertura del seguro. "Este es un testimonio de que el sistema de seguros en Gran Bretaña no es confiable, porque aludieron a las sanciones impuestas sobre Siria unilateralmente por la Unión Europea". Advirtió que esto significaba que "cualquiera, cualquier país o cualquier compañía, que no viole reglamentos internacionales, que no viole ninguna de las resoluciones del Consejo de Seguridad de la ONU, pudiera estar sujeto a la aplicación extraterritorial de las sanciones unilaterales de alguien más. Esta es una cuesta muy resbalosa". La tendencia hacia la aplicación extraterritorial de sanciones unilaterales es contraproducente, dijo Lavrov. "En principio al tratar de resolver cualquier asunto internacional se tiene que incluir a socios con los que se tenga dificultades, no aislarlos", dijo. "El aislamiento nunca funciona".

Lavrov también advirtió en fuertes términos en contra de una intervención militar en Siria. "Yo creo que una intervención en Siria sería desastrosa para la región" dijo. "Siria es un país multiétnico, multiconfesional, cuyos diferentes grupos confesionales tienen estrechas relaciones con los grupos confesionales hermanos en otros países". Destacó que Líbano ya se ha visto afectado por los acontecimientos en Siria y que también esta el problema con los curdos y la violencia en contra de los cristianos. "Se pueden suscitar muy rápidamente enfrentamientos y combates interétnicos que pueden abarcar a toda la región", dijo. "Destruir este equilibrio [entre los diferentes grupos confesionales] sería catastrófico".

El sábado 23 Lavrov se reunió con el ministro de Relaciones Exteriores de Siria, Walid al-Muallen, en San Petesburgo en donde exhortó a los sirios para que hagan más por llevar a cabo el plan de paz del enviado de la ONU Kofi Annan. Después de la reunión le dijo a los periodistas que Muallem le prometió que el gobierno sirio estaba listo para un retiro "sincronizado" de las ciudades, tanto de las fuerzas sirias como de la oposición.