El Congreso declaró en desacato al Procurador General, Eric Holder, por una amplia mayoría bipartidista

29 de junio de 2012

29 de junio de 2012 — La Cámara de Representantes de Estados Unidos, declaró al Procurador General de Obama, Eric Holder, en desacato al Congreso por una votación de 255 a 67 ayer jueves 28, luego de que se rehusó a cumplir con la citatoria que le hizo el Congreso para que presentara documentos relacionados con la "Operación Rápido y Furioso", una operación mediante la cual la Oficina de Alcohol, Tabajo y Armas de Fuego, dependiente del Departamento de Justicia que encabeza Holder, envió cientos o quizás hasta miles de armas de asalto de alto calibre desde Estados Unidos a los carteles de la droga de México, con el resultado de muertes algunos agentes de la ley estadounidenses y cientos de mexicanos.

Diecisiete demócratas votaron a favor de una resolución de desacato penal contra Holder. Este respaldo demócrata se verificó a pesar de las presiones de todo momento y hasta de última hora por parte de funcionarios de la Casa Blanca y del Departamento de Justicia, así como de parte de líderes del partido incluyendo al propio Obama, quien ordeno que abandonaran el pleno de la Cámara de Representantes en apoyo a Holder.

Holder es el primer miembro de gabinete ejecutivo que se haya declarado en desacato al Congreso en toda la historia de Estados Unidos, pero, como lo señaló hoy Lyndon LaRouche, "nadie lo había merecido tanto". El representante republicano de Idaho, Labrador, destacó que ningún Procurador General había mostrado tal desprecio por el Congreso como lo ha hecho Holder.

Solo dos republicanos votaron en contra de la medida junto con 65 demócratas que registraron su voto en contra, y 108 demócratas no votaron. La mayoría de los últimos abandonaron el recinto del Congreso antes de votar, por órdenes de la dirección del Partido Demócrata.

Los demócratas que votaron a favor de la resolución fueron los representantes Jason Altmire (Pa.), John Barrow (Ga.), Dan Boren (Okla.), Leonard Boswell (Iowa), Ben Chandler (Ky.), Mark Critz (Pa.), Joe Donnelly (Ind.), Kathy Hochul (N.Y.), Ron Kind (Wis.), Larry Kissell (N.C.), Jim Matheson (Utah), Mike McIntyre (N.C.), Bill Owens (N.Y.), Collin Peterson (Minn.), Nick Rahall (W.Va.), Mike Ross (Ark.) y Tim Walz (Minn.). Muchos de ellos ya han manifestado abiertmente el hecho de que odian y desprecian a Obama y con toda razón.

El presidente del Congreso, el republicano por Ohio, John Boehner, hizo un llamado al pleno en apoyo de la resolución, lo cual no es usual. "Yo no tomo esto a la ligera, y francamente esperaba que nunca llegara a esto", dijo Boehner una hora antes de que comenzara la votación. "Pero ningún Departamento de Justicia está por encima de la ley, ni ningún Departamento de Justicia está por encima de la Constitución, la cual todos nosotros hemos jurado hacer cumplir", señaló. "Así que les pido a los miembros de este cuerpo a unirse y respaldar esta resolución", dijo Boehner, según informó el periódico The Hill.

Luego de la votación, el representante Darell Issa, presidente de la Comisión de Supervición de la Cámara, quien había emitido los citatorios a Holder y quien presentó la resolución de desacato en su contra, emitió una declaración donde señala lo siguiente:

"Hoy, una mayoría bipartidista de la Cámara de Representante votó para declarar al Procurador General Eric Holder en desacato, por su negativa continuada a presentar los documentos pertinentes a la investigación de la Operación Rápido y Furioso. Este no es el resultado que yo buscaba y se pudo haber evitado si el Procurador General Holder hubiese presentado efectivamente los documentos requeridos que el había dicho que podía proporcionar.

"La investigación del Congreso en torno a la Operación Rápido y Furioso, y el encubrimiento de los errores legales cometidos por funcionarios del Departamento de Justicia, ha sido una investigación justa y basada en los hechos. Los alegatos falsos y partidistas emitidos por la Casa Blanca y algunos congresistas demócratas sobre los esfuerzos de la Comisión de Investigación quedan socavadas con los votos de 17 demócratas. Estos miembros de la Cámara de Representantes resistieron la presión de sus dirigentes y del gobierno de Obama para que no apoyasen esta investigación en la Cámara.

"Los reclamos del Departamento de Justicia en cuanto a que ha cooperado plenamente con esta investigación no se compadece con su conducta: emitiendo falsos negados al Congreso cuando altos funcionarios sabían claramente sobre el tráfico de armas, dando instrucciones a los testigos para que no respondan a toda una categoría de preguntas, castigando a quienes si colaboraban denunciando lo que sabían, y presentando solo 7,600 documentos mientras que se quedaban con mas de 100,000.

"Yo aprecio sumamente los esfuerzos en marcha del senador Chuck Grassley, su personal de apoyo y otros senadores de la Comisión Judicial del Senado, que han presionado al gobierno de Obama para que salga toda la verdad. El senador Grassley comenzó esta investigación y ha sido un socio pleno en toda ella. También debo reconocer la ardua labor realizada por muchos de mis colegas en la Cámara de Representantes; sin sus esfuerzos, las tácticas obstruccionistas del Departamento de Justicia hubieron tenido éxito.

"El mensaje a mis colegas y otros que han peleado en busca de respuestas: Seguimos luchando por la verdad y porque los responsables rindan cuentas ante la familia del agente de la Patrulla Fronteriza asesinado, Brian Terry, ante los agentes que han hablado lo que sabían y los han castigado por ello, y por las víctimas incontables de la Operación Rápido y Furioso en México. A menos que el Presidente Obama ceda a este llamado bipartidista por la transparencia y a que se ponga fin al encubrimiento, nuestra lucha pasará a los tribunales, en donde prevaleceremos para obtener los documentos que el Departamento de Justicia y el viciado ejercicio del privilegio ejecutivo del Presidente Obama le han negado al pueblo estadounidense".