La victoria de Kesha Rogers, "candidata del enjuiciamiento político", fortalece la movilización contra Obama

1 de junio de 2012

1 de junio de 2012 — El fracaso del equipo de campaña de Obama al tratar de desmoralizar a todos los demócratas texanos, como demostró el 29 de mayo la victoria de Kesha Rogers —miembro de la lista nacional de candidatos demócratas larouchistas— señala el aumento del potencial para la destitución repentina de Obama de su puesto en la Oficina Oval, así como del restablecimiento de las normas de regulación bancaria de la ley Glass-Steagall. Cuando le informaron sobre la victoria de Kesha el miércoles en la mañana, Lyndon LaRouche dijo que esto nos presenta una oportunidad para "aprovechar nuestra ventaja", en vista de que hemos estado en lo correcto respecto a Obama. Está destruyendo la nación con su maldad.

"Miren lo que hizo en Texas con su campaña, promoviendo la supresión del voto", dijo LaRouche, señalando que la gente de Obama está destruyendo lo que queda de su propia base de apoyo. "Aunque la mayoría de los demócratas texanos deberían avergonzarse de haber tolerado una maldad tal, por lo menos algunos [los que votaron por Kesha y le dieron la victoria] salieron con su dignidad en alto".

LaRouche dijo que ahora debemos movilizarnos con más agresividad para sacar a Obama, en tanto que está comprometiendo a Estados Unidos en acciones militares contra Siria, lo cual llevaría hacia una confrontación termonuclear con Rusia. La victoria de Kesha Rogers en Texas es una señal importante, de que Obama tiene sus días contados, y que puede ser destituido antes de que destruya a la civilización.

Sobre la cuestión de la supresión del voto, cabe señalar que el Departamento de Justicia de Eric Holder, alias, la Tribu de Holder, envió un equipo de funcionarios supuestamente para observar la votación en Fort Bend y en el Condado Harris, dizque para impedir se "intimidara a los votantes". Dijeron que estaban respondiendo a rumores en el sentido de que los "Patriotas de King Street", un grupo de derecha, estuvo intimidando a los votantes en el 2010, y podrían hacerlo de nuevo. No hubo incidentes que se reportaran. La verdadera intimidación a los votantes vino de los demócratas de Obama, al convencer a los votantes —en especial a los electores afroamericanos— que se quedaran en sus casas. La razón por la cual se hicieron las sucias calumnias y las tácticas de campaña contra Kesha Rogers fue para evitar que los afroamericanos fueran a votar por Kesha.

Las repercusiones de la victoria de Kesha apenas comienzan a manifestarse, y mientras tanto hay dos resultados inmediatos. En Texas, hay mucha discusión, tanto de parte de quienes la odian como de parte de los verdaderos patriotas. Los que odian a Kesha están obviamente desinflados. Después de una serie de ataques perversos en contra de Kesha durante la campaña, ella ahora señala que su opositor en la campaña, el desventurado K. P. George, perdió porque tiene "un ego enorme".

Una de las listas de correo electrónico más importante de demócratas, envió el editorial de Executive Intelligence Review titulada "Kesha Rogers ganó otra vez" [1], con una nota adjunta en la que le hacen un llamado a los demócratas a reconocer que ya es tiempo de sacar a Obama de su cargo. Un dirigente de la Junta de Veteranos de Texas, que es abogado laboral, llamó a la oficina de Rogers para felicitar a Kesha. Dijo que esta victoria sucede justo a tiempo, ya que el está de acuerdo en que nos estamos dirigiendo hacia nuevas guerras, incluyendo la posibilidad de una guerra nuclear. Informó que muchos de la vieja generación de demócratas hispanos de San Antonio, que sacaron a Hillary Clinton en el 2008 y respaldaron a Obama, recibieron un voto castigo y perdieron en las elecciones locales este año, siendo reemplazados por demócratas jóvenes "progresistas", es decir, contrarios a Obama.

Un ex presidente de un condado, quien respaldaba a Hillary, y en pasadas ocasiones ha defendido a Kesha Rogers en contra de los obamistas del partido, dijo: "La segunda vez debe haber sido todavía mejor para ti. Yo traté de aconsejarles que no se metieran con Kesha". Dijo que la operación "saquen el voto" contra Kesha nunca logró despegar, y que entre los trabajadores de Texas no hay ningún apego hacia Obama.

Y nacionalmente, la victoria de Kesha Rogers circuló de inmediato a través de Tweeter de costa a costa, en especial por las recién rejuvenecidas antiguas redes de Hillary. La red de Hillary2012 envió por Tweeter el editorial de EIR sobre Kesha publicado en el sitio de LPAC, a mas de 120,000 destinatarios, y un muy activo grupo de Ocupemos a Wall Street estuvo de acuerdo en ponerse a trabajar para conseguir votos para otro miembro de la lista nacional de candidatos demócratas larouchistas, la candidata Diane Sare en Nueva Jersey [2], después de haber hecho ese esfuerzo por Kesha.

La primaria de Diane Sare es el próximo martes 5 de junio. Un activista envió un mensaje por Tweeter que dice, "A Obama le dieron una enorme paliza en Texas, démosle otra en NJ".

Kesha Rogers emitió una declaración de victoria, que está disponible en su sitio electrónico www.kesharogers.com, en la que reitera la urgencia de sacar a Obama de su cargo y de que la ley Glass-Steagall se implemente, antes de que el sistema financiero haga implosión.

Enlaces:

[1] http://spanish.larouchepac.com/node/16512

[2] http://dianesare.com/node/174 (español) o

http://dianesare.com (inglés)