Después de reuniones en Rusia y Ginebra sobre el tema de Siria, Hillary Clinton advierte del peligro de una guerra regional

2 de julio de 2012

2 de julio de 2012 (LPAC) — Mientras que Hillary Clinton, secretaria de Estado de Estados Unidos, comentó que si no funciona el Plan Annan adoptado por el 'Grupo de Acción sobre Siria' en Ginebra hay un peligro de una guerra regional "en seis meses", Lyndon LaRouche advierte que el peligro es inmediato y global, no regional. De hecho, como han informado EIR y LPAC, la guerra regional ha estado en marcha por meses y meses. Un pequeño indicador de esta expansión de guerra sectaria es Irak, donde en el mes de junio de este año, han muerto al menos 234 iraquíes en ataques terroristas, principalmente a manos de Al Qaeda y sus filiales locales, que están jugando un papel protagónico en la pelea contra Assad en Siria.

En una entrevista en Ginebra sobre la reunión que acaba de concluir del Grupo de Acción sobre Siria, Clinton dijo a Michelle Keleman, reportera de la cadena de radio pública de Estados Unidos, NPR, que hay un peligro de guerra regional, a menos que tenga éxito el plan acordado en la reunión del 30 de junio.

"Hay tantas cosas terribles sobre la violencia, la pérdida de vidas, la destrucción", dijo Clinton, que "ha quedado claro que todos, incluyendo Rusia y China, están preocupados sobre su propagación... " Agregó que en sus observaciones, "pude señalar a Irak que esta en esa situación... Turquía, Líbano, Jordania, Israel, los países en la región que ya se enfrentan a las consecuencias de la violencia y la inestabilidad en Siria".

"Alrededor de esa mesa, todos sabíamos que podríamos, si no actuábamos hoy mismo y respaldásemos ese plan de transición, podríamos... en seis meses tener en nuestras manos una guerra en la región que desestabilizaría país tras país si fracasamos".

Clinton también habló de "los que tienen armas... sin importar el bando que sea", en una rara ocasión y tal vez la única en la que admitió que los asesinatos son hechos por la oposición, algo que Rusia ha recalcado e insistido durante el último año. Al mismo tiempo, también a Clinton se le cita diciendo que Assad se tiene que ir, comparando su salida a la negociación del derrocamiento del presidente de Yemen.