Lavrov: Dejen de reinterpretar el comunicado de Ginebra sobre Siria del 30 de junio

5 de julio de 2012

5 de julio de 2012 (LPAC) — El ministro de Relaciones Exteriores de Rusia, Sergei Lavrov, se pronunció este martes 3 en Moscú en contra de ciertos países de occidente que están recurriendo a distorsiones y reinterpretaciones del comunicado de Ginebra del 30 de junio, que llama a todos los partidos sirios a detener la violencia y negociar. Rusia está organizando una reunión con los grupos de la oposición siria la próxima semana en Moscú, y Lavrov discutió este día sus perspectivas y denunció las reinterpretaciones al acuerdo de Ginebra.

Los belicistas de Londres han trabajado horas extras, desde la conferencia del 30 de junio, para frustrar cualquier potencial influencia contra la guerra, difundiendo inferencias falsas en los medios de comunicación, en particular que se había acordado que Assad debería de dejar el puesto, y difundiendo declaraciones de rechazo y objeciones por parte de elementos de la oposición siria.

Lavrov dijo que "a nosotros nos parece que el consenso alcanzado en el comunicado final es un paso importante para consolidar la posición de todos los miembros de la comunidad internacional, los participantes en la conferencia y las partes sirias, sobre las posiciones de un arreglo pacífico y el rechazo a resolver el problema por la vía armada. Desafortunadamente, algunos representantes de la oposición siria comenzaron a declarar que las decisiones acordadas en Ginebra son inaceptables para ellos". Recalcó que "los acuerdos de Ginebra no deberían distorsionarse de ningún modo. Ellos quieren decir exactamente lo que está escrito en el comunicado y trataremos de que no se cambie nada después".

Lavrov dijo que "Ginebra proporciona buenas oportunidades y se deben utilizar... Es importante que todos los actores presionen activamente sobre todas las partes sirias a fin de hacerlos detener la violencia y que se sienten en la mesa de negociaciones".

Al día siguiente, el presidente de la Comisión de Relaciones Exteriores de la Duma del Estado ruso (la cámara baja), Alexei Pushkov, hizo un ataque más fuerte aún durante un evento en Moscú. "Se desató una guerra de interpretaciones después de que se firmó en Ginebra el acuerdo sobre la transformación política en Siria". Específicamente, Hillary Clinton, secretaria de Estado de Estados Unidos, mantiene la creencia de que el acuerdo le hace saber al liderato sirio actual que se tiene que ir —señaló Pushkov— mientras que "Moscú, por el contrario, sostiene que el acuerdo no tiene ni una palabra acerca sobre la renuncia de Assad y que no se le menciona ahí en lo absoluto".

Pushkov advirtió que Estados Unidos y Rusia están a punto de chocar. "Somos de nuevo testigos de una colisión. Por un lado, podemos ver a Estados Unidos y los supuestos 'Amigos de Siria´ que buscan la destitución de Assad. Por el otro, Rusia y China están buscando un inmediato fin de la violencia y empezar lo antes posible los diálogos entre el gobierno sirio y la oposición".

Recalcó que el único fundamento común entre los dos lados es la creencia de que la situación en Siria debe resolverse políticamente. Sin embargo agregó que Estados Unidos insiste en la precondición de la destitución de Assad.

Pushkov añadió aún más, que Estados Unidos y otros están dictando activamente lo que debe ser la oposición siria. "Los rebeldes ya han anunciado que ellos no iniciarán las negociaciones antes de la destitución de Assad, lo cual indica que obedecen la lógica dictada desde el extranjero".

Pushkov hace referencia al caso de Libia que tiene similitudes con lo que está sucediendo hoy. Hubo diferentes interpretaciones de la Resolución 1973 del Consejo de Seguridad de la ONU sobre Libia, lo cual resultó en que eventualmente la OTAN recurrió a la acción militar en ese país.

El lunes en la ONU, hubo una sesión a puerta cerrada del Consejo de Seguridad que recibió un informe de Navi Pillar, la Alto Comisionada de la ONU sobre Derechos Humanos, durante el cual, según se informó después, ella reiteró su llamado para que llevar el caso del gobierno sirio, ante el Tribunal Penal Internacional de La Haya. Para aparentar algo de imparcialidad, dijo que hay también acusaciones de que la oposición está torturando niños en Siria y estaría dispuesta a enviar un equipo para investigar. Pero su papel, y el un nuevo informe que sacó hoy Human Rights Watch, que acusa al gobierno sirio de practicar la tortura (¿Nunca oyó hablar de Abu Ghraib, ni de Guantánamo?) están en sintonía con los tambores de guerra.