Avalancha de llamados por la ley Glass-Steagall en Inglaterra

6 de julio de 2012

6 de julio de 2012 — El escándalo de la manipulación hecha por el banco Barclays a las tasa de interés LIBOR (siglas en inglés de la tasa de referencia diaria a cual los bancos ofrecen fondos no asegurados en el mercado interbancario), esta generando más llamados para que Gran Bretaña implemente una separación de los bancos minoristas y los bancos de inversión, como lo estipula la ley Glass-Steagall. El diario Financial Times, en un seguimiento a su editorial del 4 de julio donde llamó por "una ley Glass-Steagall formal", en un artículo noticioso informa que George Osborne, ministro de Hacienda "se encuentra bajo una presión creciente para obligar a los bancos británicos a separar totalmente sus ramas de inversión de las operaciones bancarias minoristas... miembros de las dos alas del Parlamento se han alineado al llamado por esa división, modelada en la ley estadounidense Glass-Steagall de los 1930".

Dichos llamados son evidentemente más numerosos de lo que informan a detalle la prensa británica. Muchos explícitamente dicen que la supuesta delimitación entre la banca de inversión y la minorista como se propone en el informe de la Comisión Bancaria Independiente, también conocida como la Comisión Vickers, no es suficiente.

Entre los miembros del Parlamento británico que hacen estos nuevos llamados se cuenta a Andrea Leadsom, una miembro conservadora de la Comisión de Hacienda de la Cámara de los Comunes y ex banquera en Barclays. Ella escribió un comentario en el Financial Times, donde señala que "el asunto de una separación total de la banca minorista y la de inversión también tiene que volver al orden del día... Es correcto que el gobierno sea el último garante de los depósitos minoritas. Pero esa garantía no se debe de extender a las transacciones de alto riesgo".

Pat McFadden, del partido Laborista y miembro de la misma Comisión, quien cuestionó a Bob Diamond, ex director ejecutivo de Barclays, dijo: "Debido a las acciones de Bob Diamonds esto [la completa separación bancaria] se ha vuelto a poner en el orden del día. La cuestión es si la ruda cultura de la banca de inversión, se sienta tranquilamente con la banca minorista, que se espera sea más aburrida".

Lord Myners, ex secretario de Servicios Financieros en el gobierno de Gordon Brown, dijo en una entrevista el 4 de julio en el canal 4 de noticias, a la pregunta de que si la separación bancaria de Vickers eran suficientes, que "pienso que las evidencias de las última semanas son ilustrativas, y Diamond mismo dijo que muchos de los problemas que surgieron en Barclays estaban dentro de los límites previstos. Ahora el gobierno ya ha diluido los límites que había propuesto Vickers, sin embargo los límites no eran suficientes. Necesitamos ir a lo que se conoce como el modelo Glass-Steagall, que es una separación completa". Myners actualmente es parte de la junta de RIT Capital Partners PLC, un fondo de inversión presidido y patrocinado por lord Jacob Rothschild, y es presidente del Guardian Media Group, que publica los periódicos The Guardian y The Observer.

Mientras tanto, ayer Ben Chu, editor económico del periódico Independent, escribió en su blog 'Eagle Eye' algo titulado "Dividan los bancos, y háganlo apropiadamente", en cual dice que el escándalo de Barclays "prueba el caso de manera abrumador a favor de una separación completa de la banca minorista y la de inversión, no la solución a medias que el gobierno está implementando... El sistema de delimitación propuesto por la comisión Vickers, depende de que estos individuos respeten la división de las funciones de la banca establecidas por el Parlamento. ¿Alguien cree en serio que un sistema que depende en gran medida de la buena fe de los banqueros inversionistas, será suficiente para proteger a los ahorradores y los contribuyentes de futuras crisis bancarias? ¿Alguien piensa en serio que es una buena idea dar a esos individuos algún papel en la vigilancia de los ahorros de las personas comunes?"

También hace referencia al comentario de John Kay del 4 de julio en el Financial Times, de que "hay dos argumentos principales para separar la entidad de la banca minorista del casino de corretaje. El primero es parar a los crupier (repartidores de cartas) para que no sigan apostando con el dinero de la casa; el otro es la incompatibilidad de las culturas del corretaje y la banca. La comisión Vickers sobre la reforma bancaria del Reino Unido aborda lo primero. Ya es hora de abordar la segunda".

Por último, pero no en importancia, Auke Lont, director ejecutivo de Statnett, empresa que administra la red de energía eléctrica de Noruega, en una carta publicada el 3 de julio en el Financial Times escribió: "Por tanto, no debemos hacernos ilusiones. Las murallas chinas no existen y nunca existirán en la banca universal. La única solución fuerte y funcional es una separación completamente estructural entre la banca comercial y la banca de inversión. Vickers tiene que volver a hacer la tarea".

Según informa el Financial Times el secretario de Hacienda Osborne —igual que en Estados Unidos, el secretario del Tesoro, Geithner y el propio Obama— está intentando forzar la conclusión contraria, de que ahora el gobierno puede "realmente implementar" la propuesta de la comisión Vickers. La entrada en vigor de esas medidas estaba prevista para 2019, incluso después de la Regla Volcker que quiere Obama, pero ambas se pueden ir tirando a la basura desde ya.