Influyentes banqueros británicos cambian a favor de la Glass-Steagall

10 de julio de 2012

7 de julio — A principios de julio, como lo señala Lyndon LaRouche, un grupo de prominentes financieros del centro del imperio financiero británico, la City de Londres, dio un inequívoco viraje hacia la promoción de la reforma bancaria de Glass-Steagall. El pedigrí de esos individuos e instituciones que ahora abogan por lo que ha sido la política distintiva de Lyndon LaRouche y su movimiento político, muestra que forman parte del núcleo de la oligarquía, una oligarquía que ahora se ajusta a la situación actual a fin de asegurar lo que ven como su supervivencia a largo plazo.

Aquí revisamos algunos de estos pedigríes, y luego veremos sus más recientes declaraciones.

Empecemos con el diario Financial Times, el preeminente periódico financiero del imperio británico, que publicó una declaración editorial a favor de Glass-Steagall. El Financial Times ha estado asociado desde hace mucho tiempo a los banqueros Rothschild, los cabecillas del Grupo Inter-Alpha que ha encabezado el asalto del imperio sobre la economía global, en especial desde 1971.

Considere el caso de Paul Myners, también conocido como barón Myners, un par vitalicio, que es también Comendador de la Orden del Imperio Británico (tales títulos pueden sonar ridículos, pero el imperio se maneja principalmente mediante las órdenes de caballería y masonería, que están en todas las instituciones importantes). Lord Myners, el ex editor del Guardian y del Observer, es un ex empleado de N.M. Rothschild, y ex director del banco NatWest; actualmente es director de RIT Capital, el instrumento de inversión que fundó y preside lord Jacob Rothschild. (el barón Rothschild es miembro de la Orden del Mérito de la reina y Caballero de Gran Cruz de la Orden del Imperio Británico). Cuando Myners habla, habla por la reina y el imperio.

Luego está Peter Hambro, presidente de Petropavlosk, un compañía con sede en Londres con amplias propiedades de oro en Rusia. Hambro es descendiente de una de las dinastías bancarias prominentes del imperio. El Hambros Bank fue uno de los fondi con que se constituyó Assicurazioni Generali, la poderosa compañía de seguros veneciana fundada por los Rothschilds y otros, y fue parte del consorcio —del cual también era parte N.M. Rothschild— que financió al gobierno corporativista de Mussolini en Italia. Hambros fue parte del poderoso Grupo de la Mesa Redonda de Rhodes y Milner.

Entre los directores de Petropavlosk se cuenta el Mariscal de Campo Charles Guthrie, barón de Craigiebank, que fue director de N.M. Rothschild y es Caballero de la Muy Soberana Orden Militar y Hospitalaria de San Juan de Jerusalén de Rodas y de malta. Guthrie ha fungido también como Gold Stick de la reina; Gold Stick (literalmente, Vara de Oro) es el guardaespaldas ceremonial de la reina. El director de Petropavlosk, doctor David Humphreys, pasó 18 años en la empresa minera Rio Tinto, controlada por los Rothschild.

Lo que queda de Hambros es ahora propiedad de un miembro del Grupo Inter-Alpha, Société Générale, que lo usa como su banco privado, SG Hambros. Cuando joven, Emilio Botín López del Banco Santander, trabajó para Hambros Bank por dos años, antes de unirse al directorio del Banco de Santander. Acutalmente el Banco Santander es un miembro clave del Grupo Inter-Alpha.

Otro director de Petropavlosk, sir Roderic Lyne, es vicepresidente de Chatham House (el Real Instituto de Asuntos Internacionales) y Caballero Comendador de la Orden de San Miguel y San Jorge.

En sus propias palabras

1 de julio

Terry Smith, director ejecutivo de Tullett Prebon y de Fundsmith, quien se había manifestado ya a favor de la Glass-Steagall en 2008, escribió un artículo editorial que se publicó el 1 de julio en el diario Guardian. Luego de atacar en ese artículo a la Asociación de Banqueros Británicos por su reacción ante el escándalo de la tasa interbancaria Libor, Smith comenta:

"Los argumentos en contra de la separación de los bancos minoristas y los bancos de inversión fueron siempre muy poco válidos. Ahora la separación es irrefutable". Concluye que: "¿Qué es necesario que suceda? El Reino Unido y Estados Unidos deben promulgar una Ley Glass-Steagall (la Ley Bancaria de 1933 que se aprobó a raíz del Gran Derrumbe, que separaba la banca comercial y la de inversión) y separar los bancos minoristas de los bancos de inversión. La barrera delimitadora propuesta por la Comisión Vickers, no funcionará". ¿Por qué? "Como lo ilustra el escándalo de la LIBOR, se encontrarán medios para saltar la barrera, cavar por debajo o darle la vuelta. Las únicas personas que parecen haber hecho campaña en contra de esa separación son los banqueros".

También el 1 de julio, el periódico The Scotsman informó que John Thurso, el demócrata liberal que forma parte de la Comisión Selecta de Hacienda, del parlamento, dijo el día anterior que: "Yo pienso que realmente debemos de ir más lejos que Vickers. No se trata nomás de una barra protectora, se trata de una separación total, y cuando banqueros como Bob Diamond me dicen, como lo ha hecho en la Comisión, 'bueno, nadie en la banca universal ha quebrado', ahora le digo que eso ha sido porque han estado manipulando los mercados. Si fuese un mercado justo probablemente ya hubieran quebrado.

"El dinero que entra de los acaudalados va hacia los apostaderos de la City en vez de ponerse a disposición para préstamos a las empresas y pienso que ahora no hay más opción, por ley, que separar la banca de inversión de la banca minorista".

3 de julio

El miembro del parlamento Jonathan Edwards, tesorero del partido Plaid Cymru (Partido Nacional de Gales), condenó las declaraciones del ministro de Hacienda, George Osborne, en el sentido de que no habría una indagación pública sobre el escándalo de la Libor: "Este es un escándalo de conspiración, robo y fraude, en el centro de las empresas financieras de Londres... Hay un problema estructural y cultural en la industria bancaria del Reino Unido que requiere una revisión total. Decisivamente, necesitamos una separación completa de los bancos minoristas y los de inversión (la ley Glass-Steagall) que va mucho más allá de las recomendaciones del Informe Vickers".

4 de julio

En una editorial titulada "Restaurar la confianza después de Diamond", el diario Financial Times dice que las medidas para restaurar la confianza incluyen la separación de las operaciones minoristas en la banca universal, y por primera vez que sepamos, argumenta a favor de un enfoque al estilo de la Glass-Steagall, contrario al enfoque de la barrera divisoria de Vickers, de la siguiente manera:

"El choque entre la banca al menudeo y la banca de inversión ha sido evidente siempre. Lo que ahora es patente, sin embargo, es que la cultura agresiva en procura de ganancias de la banca de inversión predomina cuando se juntan. La ética más herbívora de la banca al menudeo, con su acento en la asesoría paciente, se ha marginado. Esto parece conducir de modo ineluctable a la proliferación de actividades de corretaje socialmente cuestionables y abusos tales como el del escándalo de la Libor.

"El gobierno aceptó el principio de la separación el año pasado cuando suscribió las conclusiones de la comisión bancaria que presidió sir John Vickers. Ésta argumentaba a favor de una separación interna en vez de una separación total, sobre la base de que la diversidad de activos dentro de un banco universal podría ser fuente de fortaleza en momentos de tensión financiera.

"Aunque el FT apoyó esas conclusiones, ahora estamos listos a ir más lejos. Con todo y los beneficios de la diversificación, las tensiones culturales entre la banca de inversión y al menudo solo se pueden resolver mediante una separación total de ambas, en las líneas formales al estilo de Glass-Steagall".

4 de julio

En una entrevista con Jon Snow del Canal 4 News, lord Paul Myners, ex Secretario de Servicios Financieros del gobierno laborista de Gordon Brown, propuso una legislación como la Glass-Steagall para enfrentar la corrupción de los bancos.

Sus comentarios aparecieron como parte de un panel de discusión en el noticiero del Canal 4, que comentaba sobre las evidencias que dio el miércoles Bob Diamond, hasta entonces director ejecutivo del Barclays Bank, a la Comisión Selecta de Hacienda del parlamento. Al final de la discusión, Snow le dijo a Myners: "Bien, Paul Myners, tenemos el Informe Vickers Report sobre la banca, y lo que quiere Vickers es poner una barrera divisoria entre las actividades de casino y las actividades minoristas. Pero no podemos confiar en que los banqueros respeten una barrera divisoria. Si hay una barrera, uno se encarama, escarbas por debajo o le das la vuelta. Se tiene que dividir a los bancos entre los minoristas y el casino, ¿de acuerdo?"

Myners respondió: "Si, estoy de acuerdo con eso. Yo creo que la evidencia de las últimas dos semanas, y el mismo Diamond dijo que muchos de los problemas que surgieron en Barclays estaban dentro de los límites previstos. Ahora el gobierno ya ha diluido la barrera que había propuesto Vickers, pero no es suficiente. Necesitamos ir a lo que se conoce como el modelo Glass-Steagall, que es una separación completa".

5 de julio

El Financial Times publicó un comentario de Andrea Leadsom, una parlamentaria conservadora miembro de la Comisión de Hacienda del parlamento y ex banquera de Barclays, donde señala: "El asunto de una separación total de la banca minorista y la de inversión también tiene que volver al orden del día... Es correcto que el gobierno sea el último garante de los depósitos minoristas. Pero esa garantía no se debe extender a las transacciones de alto riesgo".

El diario cita también a Pat McFadden, miembro laborista de la misma Comisión que interrogó al ex director ejecutivo de Barclays, Bob Diamond; McFadden dijo: "Debido a las acciones de Bob Diamonds esto [la completa separación bancaria] se ha vuelto a poner en el orden del día. La cuestión es si la ruda cultura de la banca de inversión, se sienta tranquilamente con la banca minorista, que se espera sea más aburrida".

6 de julio

En una entrevista con el Evening Standard, Peter Hambro, heredero del viejo banco mercantil británico Hambros, señala que correctamente la banca minorista debe prestarle a la economía real y por lo tanto debe contar con una garantía de los depósitos con respaldo del gobierno, mientras que la banca de corretaje debe operar solo con una responsabilidad limitada, pero si pierden dinero deben responder ellos mismos totalmente.

"Es esa responsabilidad sin límites lo que hizo a los banqueros mercantiles –o inversion— más circunspectos en el pasado porque ponían lo suyo a riesgo", dijo. "Pero la mayoría de los problemas financieros actuales se deben a que los banqueros de inversión utilizan hoja de balances de los bancos minoristas pero no comparten el dolor. No pierden nada; y su cultura ha infectado a la banca minorista. Nunca se debieron juntar y ahora se deben separar, por completo".

Según el Evening Standard, Hambro piensa que la propuesta de la Comisión Vickers sobre la reforma bancaria, de poner una barrera protectora entre los bancos, no funciona, y que algo como Glass-Steagall quizás sea necesario.

Dado que Hambros ya no existe como banco mercantil de inversión independiente, Peter Hambro se dedica al negocio de las minas de oro y es presidente de Petropavlovsk, la segunda más grande compañía minera de oro en Rusia.