'La Presidencia letal de Barack Obama'

11 de julio de 2012

11 de julio de 2012 — Un artículo de fondo en cinco entregas que circulará en el número de agosto del 2012 de la revista Esquire, escrito por el miembro de la redacción Tom Junod, plantea las siguientes cuestiones, destacadas como citas resaltadas en el primer artículo bastante largo, en donde, de hecho, acusa a Barack Obama de ser el criminal de guerra que es, como lo han acusado el Relator Especial de la ONU sobre Asesinatos Extrajudiciales y Jimmy Carter:

"El programa de asesinatos selectivos constituye una visión; una visión de cómo podría ser la guerra y nunca lo ha sido. Es una guerra de individuos en vez de ejércitos. Es de inteligencia en vez de fuerza bruta. Es una guerra tanto de precisión tecnológica como de discriminación moral. Es una guerra como alternativa a la guerra. Salva muchas vidas poniendo fin a una vida. Pero cuando la guerra deja de ser guerra, ¿se convierte en algo así como asesinato?"

"El asesor antiterrorismo [John Brennan] reconoce que otros gobiernos ya tienen o quieren tener la tecnología –los aviones robot— que estamos usando. Dado todo el trabajo que ha realizado el Presidente para establecer el precedente moral y legal para los asesinatos selectivos, ¿es ésta una buena idea? Un funcionario ve cual es la extensión lógica del programa: 'Pregúntale al gobierno si el Presidente mismo puede ser puesto de blanco'...

"John Brennan presenta cada una de las decisiones letales como si fuera un simposio. 'Nosotros discutimos. Debatimos. Estamos en desacuerdo'. Pero han sido miles los que han sido asesinados bajo órdenes directas del Presidente. ¿Cómo es posible que cada muerte sea el producto final de una revisión rigurosa cuando ha habido tantas?"

"Estados Unidos invadió a Irak usando como pretexto evidencia que era falsa, si no es que deshonesta. Estados Unidos detuvo durante años en Guantánamo a 'lo peor de lo peor' antes de liberar a 600 de ellos, sin ningún cargo, lo que equivale a admitir que se cometió un terrible error. La Presidencia letal está tomando decisiones de matar con base en inteligencia de las mismas fuentes. Estas decisiones son finales, y nadie se salva. Seiscientos hombres. ¿Qué tal si nunca se les hubiera detenido? ¿Qué tal si, bajo los preceptos de la Presidencia letal, simplemente se les hubiera asesinado?"

"El presidente nos pide que confiemos en que el va a usar responsablemente estos poderes letales. Incluso cuando en la mayor parte de los casos no tenemos ni una idea de a quien están matando o porqué. Nos han pedido que pongamos nuestra fe en el Presidente, en el gobierno y en la 'robusta supervisión' del Congreso. Pero el otoño pasado, el gobierno mató a un jovencito estadounidense de 16 años, sin tener que rendir cuentas por ese crimen. ¿Fue este un error del sistema o es esa la forma como se supone que funcione el sistema?"