De nuevo el Financial Times pide la Glass-Steagall

11 de julio de 2012

11 de julio de 2012 — En uno de sus tres editoriales principales del martes 10, el Financial Times critica la declaración política del dirigente del Partido Laborista Ed Miliband en reacción al escándalo con la tasa LIBOR: "Desgraciadamente el señor Miliband sigue siendo demasiado vago en una de las cuestiones más importantes: sobre si hay que forzar abiertamente una separación estilo Glass-Steagall de la banca comercial de la banca de inversiones. Esta iría más lejos de lo que promovía la Comisión Vickers y que adoptó el gobierno. Ahora queda claro que la barrera divisoria no es suficiente".

"El escándalo de la LIBOR demuestra que Gran Bretaña necesita una revolución tanto cultural como política en la banca. Después de una semana de escaramuzas, los principales partidos de Gran Bretaña deben mostrar que entendieron que es lo que está en juego".

En su declaración Miliband dijo que la Comisión Vickers y su propuesta de establecer una barrera divisoria entre las funciones de los bancos, no era más que el punto de partida de la política de reforma bancaria del Laborista y no hizo ninguna mención de la Glass-Steagall. De hecho, Ed Balls, el ministro de finanzas a la sombra, cuando se le preguntó sobre la Glass-Steagall, expresó reservas en cuanto a una "división forzada" agregando que "tiene muchos riesgos y complicaciones y resultados perversos".

Mientras tanto, Roger Bootle de la firma Capital Economics, un comentarista regular en el Daily Telegraph, publicó un artículo el 8 de julio en donde afirma que la barrera divisoria de la Comisión Vickers si trata el problema de la separación de la banca de inversiones y banca comercial, "pero no lo suficientemente a fondo", y agrega que "yo sospecho que Vickers va a resultar solo una escala intermedia. Lo que necesitamos es la separación completa de las instituciones, consagrando así culturas diferentes, en pocas palabras, la resurrección de la separación que se aplicó en Estados Unidos con la Ley Glass-Steagall". Luego dice que tenemos que ir más allá y derogar algunas de las reformas del "Big Bang', en referencia a las desregulaciones del mercado de valores de octubre de 1986; una de las más importantes de estas fue la que le puso fin a la "capacidad única" que era la separación legal entre los corredores de valores, que le compraban valores a sus clientes y no podían especular, y los llamados "comercializadores" de valores, que no podían tener contacto directo con los clientes. Esto minimizaba los conflictos de intereses.

Debe destacarse que Roger Bootle ganó el 5 de julio las 250,000 libras del Premio de Economía Wolfson, con su ponencia sobre cómo se puede retirar un país del euro, "Saliendo del euro: una guía práctica".