Patética respuesta de la City de Londres contra el "Glass-Steagallismo"

12 de julio de 2012

12 de julio de 2012 — Aparentemente se le encomendó a Jonathan Guthrie, el encargado de asuntos para la City de Londres en el Financial Times, y autor de la columna "Lombard", que escribiera una defensa pública de la banca universal, según el artículo que escribió ayer en contra del "Glass-Steagallismo". Pero la defensa es bastante debil. Guthrie advierte que un "sacudón" de los bancos pondría más en peligro la ya débil oferta de crédito.

"Los políticos necesitan mejores evidencias sobre el impacto de la manipulación de la tasa Libor antes de hacer una separación entre los bancos de inversión de sus bancos comerciales y minoritarios, como proponen muchos comentaristas ahora", escribe Guthrie en su artículo titulado "El Glass-Steagallismo y el impacto de la manipulación de las tasas de interés". Ciertamente, dice, "si el impacto probable fuese modesto, no evitaría un arranque de Glass-Steagallismo. El argumento puede ser que la manipulación de las tasas de interés representa una pérdida final de la confianza entre los bancos de inversión y el público. Ciertamente, el gobierno del Reino Unido se ve ahora desorientado al contemplar la autorización de algunas transacciones de derivados dentro de la barrera divisoria que le va a imponer a las transacciones de los bancos minoristas del Reino Unido con individuos y pequeñas empresas. Pero los políticos tienen que examinar mayores cambios en la banca de manera desapasionada, dado que la oferta de crédito a las empresas y a los consumidores sigue siendo débil. Las emociones en torno al caso Barclays está generando una extrapolación de lo particular a lo general. Los peligros de eso son obvios", concluye Guthrie. Nada que no se haya dicho ya.