El "Memorando de entendimiento" le garantiza a España el tratamiento de Grecia

12 de julio de 2012

12 de julio de 2012 — Ustedes recordarán la "victoria" de España en la cumbre de la Unión Europea (UE) de junio pasado, en donde obtuvo la promesa de 100 mil millones de euros en rescate de la UE para los bancos españoles, supuestamente sin el adjunto de "condicionalidades estilo Grecia".

Como solía decir Bill Cosby: "¡Sí, como no!".

Luego de que la UE aprobara ayer la primera parte de ese paquete por 30 mil millones de euros, España da a conocer hoy que viene con un Memorando de Entendimiento adjunto de 32 puntos, y el primer ministro Rajoy se presentó ante el parlamento para anunciar recortes por 65 mil millones de euros en los próximos tres años. Y la gente se pregunta, ¿vamos a recibir 30 mil, pero nos van a recortar 65 mil millones? Es esa aritmética de los banqueros lo que nos metió en esto ¡precisamente!

Como resultado del Memorándum, el IVA se va a aumentar del 18% al 21%; las prestaciones por desempleo, pensiones y seguridad social se van a recortar drásticamente; los salarios del sector público se van a reducir; los derechos laborales se van a la lista de recortes; y se van a iniciar las ventas de liquidación de compañías del sector público para privatizarlas.

En el lado financiero, se va a imponer una reorganización bancaria "anti Glass-Steagall", incluyendo cancelaciones forzadas de bonos subordinados y acciones preferenciales de esos bancos por 67 mil millones de euros, que está en manos principalmente de pequeños inversionistas; el Banco de España le hace entrega de una supervisión total del sistema financiero del país a la Troika, que se va a encargar de llevar a cabo pruebas de estrés y de cerrar los bancos que crea conveniente; y se va a establecer un "banco malo" en donde se depositen los activos tóxicos de la burbuja de bienes raíces, por supuesto, a costas del gobierno.

El desventurado Rajoy dijo en el parlamento que se ha visto forzado a implementar su cuarto paquete de austeridad en siete meses en el cargo, debido a que "las circunstancias han cambiado y yo me tengo que adaptar a ellas". Los mineros y otros manifestantes se apoderaron de inmediato de las calles en Madrid y se informa de violentos enfrentamientos con la policía