Barclays, Geithner y otros delincuentes culpables de la LIBOR tratan de mantenerse firmes

16 de julio de 2012

16 de julio de 2012 — "Si piensan que nosotros robamos, esperen a ver lo que hicieron los otros bancos". Ese es en esencia lo que dice el memorándum interno que envió el presidente ejecutivo de Barclays, Marcus Agius, al personal del banco el 13 de julio y que salió a la luz pública ayer. "En tanto que otros bancos se arreglan con las autoridades y sus detalles salen al público y las diversas investigaciones del gobierno arrojan más luz, nuestra situación eventualmente se pondrá en perspectiva", dice el memo que cita el diario Telegraph el domingo. El memo llega a defender con estridencia el modelo de banco de inversión que ideó Bob Diamond, hoy caído en desgracia —internamente se le conoce como "el niño de Bob" en lo que el banco mismo califica como una "declaración inequívoca": "Nuestra estrategia y modelo de negocios estaba correcta para Barclays antes de los acontecimientos recientes, y siguen siendo correctos para Barclays ahora".

¿Se van a salir con la suya los asesinos del Liborgate con esta línea de "manténganse firmes"? El director ejecutivo de Barclays, Jerry del Missier, será interrogado por el parlamento británico el lunes 16; el martes habrá una audiencia sobre la solicitud de Barclays para que lo saquen del panel que fija la tasa interbancaria de los Emiratos Árabes Unidos (la tasa EIBOR); y la correspondencia del Barclays le está reventando en la cara al secretario del Tesoro de EU, Timmy Geithner, y amenaza con hundir al propio Obama, a pesar de que los medios informativos relevantes tratan de cubrirle la espalda a Geithner.

"Eso es muy estúpido de su parte", fue el comentario de Lyndon LaRouche al respecto del intento de darle un sesgo a favor de Geithner y encubrirlo. "Con una población enojada, yo les aconsejaría que no lo hicieran".

La División Penal del Departamento de Justicia (DJ) de EU –encabezado por el defensor en jefe de Obama, Eric Holder— está integrando casos penales contra varios bancos, según informó ayer el diario New York Times, con base en fuentes del mismo Departamento de Justicia. El Congreso tiene que exigir que no vayan a salir con un arreglo obsceno de besarles el trasero, como hizo ya el Departamento de Justicia de Eric Holder en su acuerdo para no encausar al Barclay con el cuento de la amplia "cooperación" con el Departamento de Justicia. Aunque desde el punto de vista técnico se reserva el derecho de acusar a individuos, el hecho de que DJ liberó a la institución de culpa es señal clara de que no tiene la intención de hacerlo y mucho menos a los de arriba.

Deutsche Bank procura llegar a un arreglo con las autoridades europeas mediante el cual aportará evidencias sobre la manipulación de la LIBOR a cambio de castigos más ligeros, según informó el semanario Der Spiegel ayer. Desde el 2011 ofrecieron un pacto a los investigadores de la Comunidad Europea y de Suiza, el cual según el semanario fue acordado recientemente. Según un estudio de la firma Morgan Stanley, las multas a las sería vulnerable el Deutsche Bank suman más de $1000 millones de dólares, y las de todos los bancos juntos suman unos $22 mil millones.

La reseña del New York Times señala que la posibilidad de un encausamiento judicial ronda por el mundo bancario en general. La investigación del DJ es aparte de las demandas que han introducido inversionistas privados y otras más amplias como la de la Comisión de Corretaje de Mercancias a Futuro de EU (CFTC, por sus siglas en inglés). En Estados Unidos están bajo investigación más de diez bancos, y al menos dos bancos europeos tratan de llegar a un arreglo. Según las fuentes del diario neoyorquino, el primero en la lista es el banco UBS, cuyo presidente de la división estadounidense, Robert Wolf, es un financista de Obama y su compañero de golf.