Geithner a la defensiva

19 de julio de 2012

19 de julio de 2012 — Todos los informes de prensa sobre las declaraciones del secretario del Tesoro, Timothy Geithner, en un acto que se realizó ayer en Nueva York (la Conferencia Delivering Alpha del Inversionista Institucional auspiciada por CNBC) muestran a un hombre a la fuga, tratando de evadir la furia que se acumula en su contra y a los de su ralea. Por ejemplo, el informe de la agencia Reuters empieza diciendo: "El secretario del Tesoro de EU, Timothy Geithner, se defendió de las críticas en su contra, que le señalan que los reguladores debieron haber tomado mayores medidas para abordar las preocupaciones por la credibilidad de la tasa de referencia Libor para fijar tasas de interés".

Por supuesto, las verdaderas culpas, de saqueo sistemático y asesinato, van mucho más allá que la "credibilidad" de los banqueros hampones, pero no obstante, Geithner está en el patíbulo. En respuesta a las acusaciones de que la manipulación de la tasa LIBOR era generalizada y mucho mayor que la del caso del banco Barclays, dijo que no le van a dejar todo a las autoridades británicas. Dijo que éstas "adoptaron algunas reformas modestas en respuesta a nuestras sugerencias en 2008, pero no fueron lo suficientemente a fondo. Ahora hemos tomado la iniciativa de establecer un esfuerzo más amplio que involucre a todos los países de importancia en el mundo, que tienen algo que ver en esto, para tratar de asegurar impulsemos" las reformas. (Lo que no dijo es que esas "sugerencias" del 2008 provenían realmente de los banqueros hampones mismos).

Luego siguió denfendiéndose:

"Actuamos desde un principio en respuesta a las preocupaciones de que los procesos para fijar la tasa eran deficientes, defectuosos y vulnerables a la tergiversación...

"Estados Unidos, para su crédito, puso en marcha en esa fase una respuesta muy, pero muy vigorosa, y ahora hemos visto los primeros resultados... Habrá más de esto".

Pero no explicó de que se trataba esa respuesta ni nada por el estilo. Nomás siguió diciendo que "nos vamos a asegurar de que haya un esfuerzo de reforma vigorosa y creíble. Necesitamos demostrarle al mundo que vamos a tener la mejor respuesta para su aplicación".

Luego más tarde, ya en la comodidad de su despacho, Geithner dio una rueda de prensa en Washington, donde siguió hablando de lo mismo, pero no se permitió ninguna pregunta a los periodistas.