La facción a favor de la Glass-Steagall en Londres ataca a los banqueros del cartel del narcotráfico

24 de julio de 2012

24 de julio de 2012 — Tanto el Financial Times como el Guardian de Londres, dos publicaciones voceras de la reciente facción convertida a favor de la Glass-Steagall en la City de Londres, publicaron denuncias condenatorias de los banqueros globales ligados a los carteles del narcotráfico en sus ediciones del fin de semana. Bajo el encabezado, "Bancos globales son la rama de servicios financieros de los carteles del narcotráfico", el corresponsal en Washington de el Guardian, Ed Vulliamy detalla una serie de casos recientes en donde grandes bancos internacionales fueron pillados lavando miles de millones de dólares en dinero del narcotráfico y solo recibieron pequeñas multas y nada de cárcel para los altos ejecutivos. Vulliamy cita las audiencias de la semana pasada en la Subcomisión Permanente de Investigaciones del Senado, que encabezan los senadores Levin y Coburn, y contrasta el tratamiento con guantes de seda que reciben los narcobanqueros con las largas sentencias de cárcel que reciben los narcotraficantes de esquina. El artículo del Guardian destaca que la misma casa de cambio en Puebla, México, implicada en el lavado de dinero del HSBC de México a Estados Unidos, estaba también implicada en operaciones de lavado de dinero sucio similares en las sucursales de Londres y Miami del Banco Wachovia.

Martin Woods, el delator del caso Wachovia, le dijo al Guardian que era un escándalo que no se hubiera encarcelado a nadie del banco: "Estas son las ganancias provenientes del asesinato y la miseria de México, y de las drogas que se venden por todo el mundo. Pero nadie va a prisión. ¿Qué le hace este arreglo al combate a los carteles? Nada. Alienta a los carteles y a cualquier otro que quiera hacer dinero con el lavado de sus dólares bañados en sangre".

Vulliamy también repasa los casos del Banco Privado Barclays, que se denuncio hace seis años que estaba lavando fondos para los carteles de la cocaína de Colombia. El lavado de dinero a través de cinco cuentas del Cartel de Medellín continuó incluso después de que la policía recibió un pitazo.

El Banco Coutts, el propio banco de primera categoría de la reina, también fue pillado este año lavando narcodinero —por lo cual recibió una multa de 8.7 millones de libras esterlinas— y ningún proceso penal. Al final del artículo Vulliamy cita al Dr. Antonio Maria Costa, el exdirector de la Oficina sobre Drogas y Crimen de la ONU, quien recientemente le dio una entrevista exclusiva a la EIR. Costa le dijo al Guardian que los cuatro pilares del sistema bancario global actual eran: lavado de dinero del narcotráfico, aplicación de sanciones, evasión fiscal y tráfico de armas.

El artículo concluye con una nota poderosa: "La dura realidad es que los mejores amigos de los carteles son esas personas con trajes de rayitas quienes, después de una amonestación, regresan a jugar golf en Connecticut y a fiestas de juerga en Holland Park. La idea de que exista alguna dicotomía entre la economía criminal global y la legal no es más que una fantasía. Lo que es peor, es una mentira. Son indistinguibles, mutuamente interdependientes, una y la misma cosa".

El Financial Times por su parte publica una denuncia de casi una página de los bancos de Narcotráfico S.A. bajo el encabezado "Llevados a lavar" contiene una fotografía grande de los $200 millones de dólares en efectivo que se decomisaron en un allanamiento en la casa de Zhenli Ye Gon en la Ciudad de México, un importador de precursores químicos en la industria floreciente ilegal de las metanfetaminas en México. Aunque la reseña del Financial Times carece de la fuerza de la denuncia del Guardian, el autor John Paul Rathbone también entrevista a De Costa, quien francamente dice: "Hoy en día no puedo pensar en algún banco en el mundo que no haya sido penetrado por el dinero de la mafia".