Otra voz fuerte a favor de la Glass-Steagall en Gran Bretaña

24 de julio de 2012

24 de julio de 2012 — Margareta Pagano, editora empresarial del Sunday Independent, periodista de la fuente de la City de Londres por más de dos décadas, da argumentos de peso a favor de la Glass-Steagall en su columna de hoy, "La milla cuadrada", bajo el título en juego de palabras, "Por qué tiene sentido que los bancos hagan las subdivisiones" y con el subtítulo "creciente reconocimiento de que una división de los bancos como el Barclays entre banca de inversión y minorista es la manera de hacer que todo sea más seguro".

"Por fin", escribe, "más formuladores de políticas de alto nivel en el mundo y destacados analistas financieros empiezan a reconocer lo que es obvio: que con mucho la mejor forma para hacer que nuestro sistema financiero sea más seguro y justo para los contribuyentes es la ruptura total de bancos como Barclays entre sus operaciones de banca de inversiones y la banca minorista. También pudiera ser la forma más rápida y más efectiva de hacer que llegue de nuevo el financiamiento a la economía real".

"Uno de los conversos a que se divida Barclays en dos es Neil Shah, el director de investigación global de Edison Investment Research, una de las pocas instituciones de investigación independientes globales, así que el no tiene una política partidista. El señor Shah dice que mientras Barclays siga siendo un banco de inversiones y minorista a la vez, el gobierno nunca va a dejar que estalle lo que significa que el banco siempre va a recibir apalancamiento, y haciendo cada vez apuestas más riesgosas. Y eso, dice, es esencialmente erróneo para los contribuyentes...".

"Mi perspectiva siempre ha sido que poner una valla divisoria no es suficiente y que una división al estilo Glass-Steagall es la manera más simple y segura de hacer que vuelva a funcionar de nuevo el sistema bancario: si se libera a los bancos minoristas de sus duros coeficientes de capital probablemente no necesitarían ser coaccionados para que presten con trucos imaginativos como la última maniobra de 'Financiamiento para Prestar'. Vickers fue siempre una componenda mala, a la que se llegó solo por las presiones del acaudalado cabildo bancario, encabezado por tipos como Bob Diamond de Barclays, que convencieron a los políticos de que no era del interés público a pesar de las opiniones de pesos pesados como sir Mervyn King, el gobernador del Banco de Inglaterra, Vince Cable, el secretario de Comercio, John Kay, el respetado economista y lord Lawson para solo nombrar unos cuantos. Es hora de subirle al fuego y ampliar el debate para considerar de nuevo una reforma, que incluya propuestas como las del economista estadounidense, profesor Laurence Kotlikoff, de una banca de propósito limitado".

"Es tiempo de ignorar a los banqueros inversionistas que dicen que un retorno a la Glass-Steagall es una pista falsa: que Lehman fue solo un banco de inversiones que se desplomó, o que muchos de los problemas estaban en el lado de la banca minorista, como en el Northern Rock. Ambos ejemplos son ciertos pero son alegatos falsos porque Lehman solo se volvió un riesgo debido a que todo el sistema bancario estaba atascado con apalancamientos y préstamos malos, en tanto que Northern Rock pretendió ser un banco de inversiones".

"Si la coalición es seria sobre cambiar la cultura bancaria entonces se tiene que tener el coraje político de revisar de nuevo las reformas Vickers".