Facción demócrata presiona para que saquen a Geithner

26 de julio de 2012

26 de julio de 2012 — Un grupo de destacadas personalidades del Partido Demócrata están presionando para que destituyan a Tim Geithner como Secretario del Tesoro por su papel en el escándalo de la LIBOR y otros vicios. Los más visibles en esta pelea son el ex procurador del estado de Nueva York, Eliot Spitzer, el ex inspector general del TARP Neil Barofsky y el senador por Michigan Carl Levin, presidente de la Subcomisión Permenente de Investigaciones del Senado.

Eliot Spitzer, conocido como "el alguacil de Wall Street", intervino el martes 24 en el programa "On Point" de la radio pública nacional NPR, donde de nuevo aprovechó la oportunidad de emprenderla en contra de Geithner, atacándolo por su falta de supervisión en su trabajo en la Reserva Federal de Nueva York, y culpándolo por la pasividad de Obama. Luego de una larga discusión sobre el problema de "regulaciones laxas" que Spitzer señala correctamente que vienen desde las desregulaciones bancarias de la época de Regan en los 1980, trae a colación el escándalo LIBOR para decir: "Yo creo que este va a ser el Talón de Aquiles de Tim Geithner...[quien directamente] dijo 'yo nunca he sido un regulador' ". Spitzer también desacreditó a Barney Frank por sus comentarios de que "tenemos que tirar los dados" sobre la desregulación. "Nosotros fuimos los que perdimos" dijo Spitzer. Spitzer se refirió varias veces a la Glass-Steagall en el transcurso de la entrevista, enfocándose en el hecho de que en realidad, después de que se derogó la Glass-Steagal se abrieron las compuertas a la era de los bancos demasiado grandes para quebrar.

Otro tema que planteo Spitzer —que está circulando ampliamente— es la comparación de Timmy G. con el protector del pedófilo en desgracia y ex entrenado de futbol de la universidad Penn State, Joe Paterno. Joe DiStefano hizo la misma comparación en un artículo para un público delicado el martes 24 en Philly.com, donde dice que en este caso se supone que "al menos no hubo niños afectados, ¿no es cierto? Pero si los hubo", y señala que "Filadelfia ha tenido que cerrar escuelas y despedir a trabajadores de las escuelas para poder hacerle frente a las [decenas de millones] de pagos por los swaps y otras pérdidas en los ingresos". DiStefano dice al final: "¿Podemos esperar que los dirigentes institucionales privados —policías y entrenadores, profesores y sacerdotes— señalen rápidamente a los malhechores si no se espera que nuestros dirigentes nacionales hagan lo mismo?".

También el lunes empezaron a circular jugosas citas del nuevo libro de Neil Barofsky: 'Rescates: Un recuento interno de cómo Washington abandonó a Main Street para rescatar a Wall Street'. En éste, Barofsky revela que Geithner trató de castrar legalmente a SIGTARP, la agencia a cargo de Barofsky, en el 2008, argumentando que el Tesoro no podía "proteger información privilegiada" (o responder por nada) a menos que SIGTARP estuviera subordinada al Departamento del Tesoro mismo. Geithner le había pedido a Eric Holder en el Departamento de Justicia (DOJ) que resolviera el litigio. "A Geithner o alguien muy cercano a el, se les metió en la cabeza que con esto le podían cortar las bolas a uno y convertir tu vida en un infierno". Un ex asesor jurídico de la Casa Blanca le dijo a Barofsky, "necesitas moverte rápido, antes de que te joda el DOJ, porque lo van a hacer". Según Business Insider, Barofsky escribe que inmediatamente movilizó al senador republicano de Iowa, Chuck Grassley y forzó a Geithner a echarse para atrás; pero eso no fue el final de las intromisiones del Tesoro.

Si bien botar a Geithner es un acto loable, no es suficiente. También tenemos que botar a Obama, si es que hemos de salvar a la humanidad de la maldición de la enfermedad del monetarismo, mediante el restablecimiento de la ley Glass-Steagall y la creación de un sistema de crédito para las inversiones masivas en infraestructura.