La crisis también convierte al New York Times. Apoyo editorial a la Glass-Steagall

28 de julio de 2012

28 de julio de 2012 — En su editorial del 26 de julio, donde comenta la notable manera en que el banquero Sanford Weill se convirtió a favor de la restauración de la ley Glass-Steagall, el New York Times que "nosotros también". El editorial se titula "El cambio de sentimientos en el gran banquero", y dice en partes:

"A veces, en un gran debate nacional, las voces más poderosas pueden ser las de los conversos... Ahora hay que añadir en esa lista a Sanford Weill, el financiero que encabezo el ataque para revocar la ley de 1933 que separaba los bancos comerciales de los bancos de inversión...

"A fines de los 1990, el señor utilizó la revocación de la Ley Glass-Steagall para ayudar a iniciar una era de firmas enormes ejemplificadas en la suya, Citigroup, que llevó al corretaje, fusiones y adquisiciones, préstamos comerciales y otros servicios bancarios bajo un solo techo. Los bancos se hicieron cada vez más grandes en sus filiales bancarias y de corretaje y cada vez más interconectadas. Fue el comienzo de un período de desregulación aguda de la industria financiera en general".

"El miércoles en la mañana apareció el señor Weill en CNBC, y sorprendió a todos, incluso a sus entrevistadores, al anunciar que se debería reconstruir el muro entre las operaciones de depósito de los bancos y los negocios de corretaje riesgoso. 'Lo que deberíamos hacer probablemente es dividir la banca de inversión de la banca', dijo. 'Que los bancos hagan cosas que no pongan en riesgo los dólares de los contribuyentes, que no vayan a ser tan grandes como para quebrar' ".

"La posición del señor Weill lleva un peso especial. La representante Carolyn Maloney, demócrata de Nueva York, dijo en una audiencia el miércoles que parecía que el señor Weill pide regulaciones más fuertes todavía que las que se tenían pensado en las nuevas reglas para frenar el comportamiento arriesgado de los bancos.

"Y ya que estamos en el tema, agreguen a la página editorial del New York Times a la lista de conversos. Nosotros abogamos firmemente por la revocación de la Ley Glass-Steagall. 'Pocos historiadores económicos encuentran atractiva la lógica detrás de la Glass-Steagall' decía un editorial en 1988. Otro, en 1990, decía que 'la noción de que la banca y el corretaje era una mezcla peligrosa tiene poco sentido ahora' ".

"Ese año, también dijimos que la Ley Glass-Steagall era una de las dos leyes que reprimen a la banca comercial. La otra era la Ley McFadden-Douglas, que impedía a los bancos abrir sucursales por todo el país.

"Habiendo visto los resultados de esa extensa desregulación, ahora pensamos que estábamos equivocados en haber apoyado eso".

De los arrepentidos se sirve Dios.