Le caen encima a Alemania para obligarla a que haga el máximo sacrificio para salvar al monstruo del euro

31 de julio de 2012

31 de julio de 2012 – El par de genios del mal —en campaña para salvar al sistema que ha quedado al descubierto como un nido de hampones— el presidente del Grupo del euro, el primer ministro de Luxemburo, Jean-Claude Juncker y Tony Blair entraron en acción propagandística, en el momento aen que llega Tim Geither a Alemania, para poyarlo en sus propósitos de hacer que el Banco Central Europeo (BCE), entre otros, inyecten cantidades masivas de dinero a los bancos en quiebra.

El estúpido Juncker, cuyo Grupo del Euro abarca en general a los ministros de economía y de finanzas de la zona del euro, claramente anda muy estresado y saliendo de sus casillas, si alguna vez estuvo ahí. En entrevista con el Süddeutsche Zeitung confirmó que los países de la zona del euro están haciendo preparativos para comprar bonos estatales de los países con problemas, de ser necesario, en coordinación con el Fondo Europeo de Estabilidad Financiera (FEEF) y el BCE. Sin embargo, no está totalmente claro cuando exactamente se va a hacer esto, dijo.

Juncker atacó violentamente el debate que hay en Alemania en torno a la salida de Grecia y en contra del euro, y lo calificó de "incoherencias". Atacó a Alemania por "usar constantemente los temas europeos para su política interna" y se quejó: "¿Por qué es que Alemania siempre trata a la zona del euro como una subsidiaria?". También pidió introducir un "ministro de finanzas europeo" de tiempo completo, una "personalidad prominente, que tenga absolutamente la capacidad de parar los planes presupuestales nacionales".

El liderato del partido socialcristiano CSU reaccionó rápidamente ante los ataques de Juncker. El secretario general del CSU Dobrindt dijo que "el le ponía una gran interrogante" a la competencia de Juncker para presidir el Grupo del euro. En vez de atacar a Alemania, debería reflexionar si no es él, parte del problema. Horst Seehofer apoyó totalmente la caracterización de Dobrindt y repitió que no ve cómo Grecia puede maniobrar para quedarse en la zona del euro.

Juncker recibió la ayuda de nadie menos que el ex primer ministro británico Tony Blair, quien le dio una entrevista al tabloide Bild-Zeitung, en donde demanda el máximo sacrificio de Alemania para que rescate al euro, es decir, la hiperinflación. Blair tuvo las agallas de decir que la crisis del euro "es una experiencia nueva para nosotros" muy probablemente comparable "con la situación de los '30s. Ninguna de las alternativas es agradable. Pero la mejor de estas alternativas para Europa, y especialmente para Alemania, es salvar el euro". Blair hizo un llamado a favor de una "solución política" (¿Hitler, Mussolini en una?). "Ahora finalmente, se puede clarificar el error de construcción del euro" se regodeó. Así es, Alemania va a tener que "financiar paracaídas de emergencia, crear su propia inflación y sacar la cara por la deuda de aquellos países que no llevaron a cabo las reformas necesarias". Por lo tanto, no es de extrañar que a la población de Alemania no le guste esto, dijo.