Jack Blum pide que cierren el HSBC y que sus directivos sean enjuiciados

3 de agosto de 2012

1 de agosto de 2012 – Jack Blum, quien pasó 14 años como investigador del Senado de Estados Unidos, en la Subcomisión Contra los Monopolio y en la Comisión de Relaciones Exteriores investigando el lavado de dinero del narco, entre otros delitos, escribió un artículo editorial publicado en la revista Politico. Los siguientes son extractos del mismo:

Después de leer el informe de la Subcomisión Permanente de Investigaciones del Senado, estoy convencido de que el banco HSBC deben ser objeto de un proceso penal. Lo mismo que sus funcionarios y miembros de consejo responsables. El informe y las audiencias de seguimiento, han mostrado que el banco de forma consciente ha violado muchas leyes penales. Individuos condenados por violaciones similares, están ahora en la cárcel, con sentencias mayores a 40 años. El único caso que se aproxima a la gama de delitos que cometió HSBC es el del Banco de Crédito y Comercio Internacional [BCCI, llegó a ser el 7o banco más importante del mundo, se descubrió que lavaba dinero para varios 'clientes, entre ellos, los carteles colombianos], el banco de ladrones y criminales, que yo investigué a finales de la década de los 1980. Este fue cerrado y sus directivos fueron enjuiciados. HSBC merece el mismo trato.

El Departamento de Justicia según se informa, ahora estaría negociando con el banco un acuerdo de encausamiento diferido. HSBC podría tener que pagar una multa de $1000 millones de dólares, de acuerdo a algunos informes de prensa y promete no volver a violar la ley.

Para HSBC, tomando en cuenta el tamaño de sus ganancias, durante todo el tiempo en que violó la ley y la gravedad de los delitos, un pago de 1000 millones de dólares, es como pagar una multa por estacionamiento. Una veinteava parte de las ganancias de un año, como multa por 10 años de conducta criminal flagrante, no tiene sentido.

Los banqueros que permitieron los delitos también tienen que ser acusados. Ellos fueron claros en sus instrucciones a los subordinados: obtener un retorno de 15 por ciento sobre el capital e ignorar la ley si lo tienes que hacer. Ellos despidieron a los funcionarios encargados del cumplimiento de las normas, que intentaban hacer su trabajo. Ellos despidieron empleados que se plantearon preguntas y que se quejaron por la falta de recursos.

La directiva corporativa debe ser enjuiciada, aunque sea para proteger la integridad de la función de la supervisión de las normas. Si los funcionarios encargados del cumplimiento de las normas pueden ser despedidos con impunidad por hacer su trabajo, ¿para qué tenerlos? Los reguladores y los fiscales han ignorado en casos anteriores el problema del pisoteo a los funcionarios encargados del cumplimiento de las normas. Martin Woods, el funcionario encargado del cumplimiento de las normas del banco Wachovia en Londres, fue despedido por llamarle la atención a los directivos por el lavado de dinero a granel para los carteles mexicanos. Cuando no lo escucharon, él habló con los reguladores.

En Wachovia nadie fue siquiera regañado por haberlo despedido. En HSBC se deben haber sentido alentados por ese resultado en Wachovia...

El Congreso incluyó una disposición en las leyes en contra del lavado de dinero que obliga al gobierno a revocar la licencia bancaria de las empresas que violen la ley. En el pasado los fiscales han terminado bailando lejos del procesamiento porque los Departamentos de Justicia y del Tesoro han pensado que la ley es demasiado draconiana. Ahora los bancos esperan que, sin importar lo mal que se comportaron, pagar una multa y prometer ser buenos, cubrirá cualquier fechoría.

En este momento tenemos una larga lista de bancos que han entrado en acuerdos de encausamiento diferido. Esto claramente no aporta la disuasión necesaria...

Además, está el indignante tema de la puerta giratoria [política de pasar de un puesto público a uno privado] del Departamento del Tesoro. HSBC contrató a Stuart Levey como director del grupo administrativo y jefe de la oficina legal. Él ha sido subsecretario del Departamento del Tesoro para terrorismo e inteligencia financiera. Antes de esto, fue un alto funcionario en el Departamento de Justicia. Aunque hubo un año de diferencia, entre su salida de Departamento del Tesoro y su llegada a HSBC, la investigación ya estaba en marcha cuando aún estaba en el Tesoro. Se le debe prohibir a Levey que se reúna o discuta el caso con nadie del gobierno.

Los estadounidenses se han preguntado, por qué no ha habido prácticamente ningún enjuiciamiento de los bancos o de los banqueros a raíz de la crisis financiera. Hemos escuchado todas las quejas acerca de la dificultad de argumentar el caso y de la identificación de las personas responsables. Este es un caso que pide a gritos una acción judicial verdadera.