La nueva guerra en Medio Oriente: La guerra de Turquía en contra del Partido de los Trabajadores de Kurdistán (PKK)

7 de agosto de 2012

7 de agosto de 2012 — Obama y la guerra de sus amos británicos en contra del gobierno de Bashar Assad en Siria ha provocado una nueva guerra en el Medio Oriente, esta vez donde su "subcontratista" Turquía se encuentra luchando contra el Partido de los Trabajadores de Kurdistán (PKK, por sus siglas en kurdo). Este último ha lanzado una mayor ofensiva dentro de Turquía, donde en las últimas dos semanas las tropas del gobierno han asesinado 115 miembros del PKK, de acuerdo al Ministro del Interior, Idris Naim Sahin. Las batallas se han desarrollado en la ciudad de Semdinli en la provincia de Hakkari que es frontera con Irak. Hay unos 10 mil soldados turcos que participan en los combates más sangrientos en años.

El Partido Republicano del Pueblo (CHP, por sus siglas en turco), que es la oposición turca, envió una delegación a la región y demandó mayor transparencia sobre lo que está ocurriendo en este momento. La operación ha estado sucediendo por semanas. Los miembros del CHP fueron a Semdinli, la capital de la región, donde la operación se está llevando a cabo. Mientras que la ciudad esta en calma, uno puede escuchar los ruidos de la operación militar. El PKK ha afirmado que han tomado la ciudad, lo cual obviamente es falso.

La prensa turca esta llena de editoriales y comentarios críticos de todas las tendencias políticas, sobre la política del gobierno. Un ejemplo es un comentario en Today´s Zaman, de Omer Taspinar, que escribe un artículo con el título "La lección de Siria para Turquía"; Omer dice que la política del Partido de la Justicia y el Desarrollo (AKP, que es el que gobierna actualmente), de tratar de ser el "actor central más importante" en la región, es "ahora historia", como resultado de los acontecimientos en Siria. Omer escribe que fue "ingenuo" y "absurdo, el creer que Turquía podría remplazar la influencia de Irán sobre Siria". Otra lección fue la incapacidad de ver la relación entre el respaldo de Turquía al financiamiento saudí de los rebeldes sirios y el problema kurdo dentro de la propia Turquía, que ahora se ha llevado no sólo a la posibilidad de una región controlada por el PKK dentro de la zona fronteriza turca con Siria, sino también el actual repunte de los ataques del PKK dentro de la misma Turquía.

Otra falla más es no ver que el conflicto sunita-alauita entre la Hermandad Musulmana que controla a la oposición sunita y la minoría alauita que es parte del actual gobierno sirio, se revertirá en contra de la propia Turquía. De hecho Turquía tiene de 15 a 20 millones de ciudadanos alauita, que ahora temen que la violencia sectaria se extienda de Siria a Turquía. Omer escribe que es preocupante ver que hoy, "se percibe a Turquía en la región y entre la propia población, como un actor sunita que esta particularmente cerca de la Hermandad Musulmana".

Este comentario debería de verse como particularmente mordaz, ya que Today´s Zaman esta ligado al movimiento turco Fethullah Gulen, uno de los grupos moderados del movimiento islámico, muy cercano al partido AKP.

Recep Tayyip Erdogan, Primer Ministro de Turquía, ha respondido de manera desesperada que garantiza desastres aún mayores. Hablando en la televisión turca, culpó al gobierno sirio y aseveró que está apoyando al PKK y advirtió que Turquía podría iniciar ataques militares en contra del PKK dentro de Siria, para detener su presunta infiltración dentro de Turquía desde territorio sirio. Estas denuncias han sido coordinadas entre los turcos y la oposición siria, apoyadas por los saudíes. Khaled Abu Saleh, vocero del llamado Consejo Revolucionario de Homs, afirmó que Damasco liberó 1200 terroristas del PKK de las cárceles sirias.