Israel no puede apostar a una guerra con Irán

10 de agosto de 2012

10 de agosto de 2012 — Una columna en el periódico israelí Ha´aretz —el periódico más antiguo de Israel y que prácticamente se ha dedicado a detener un ataque israelí a Irán en las últimas semanas— denunció de manera destacad "el secreto detrás de la orden de una guerra en Irán". El autor del artículo, Sefi Rachievky, que ha escrito incisivos ataques sobre los fascistas israelíes como los qe asesinaron a Yitzhak Rabin, dice que la verdadera lógica detrás de las presiones a favor de un ataque, consiste en una apuesta, una apuesta a que conseguirán que Estados Unidos respaldé a Israel, cuando Israel fracase en su ataque para destruir el programa nuclear de Irán y sufra "un gran número de bajas daños considerables".

"Netanyahu está apostando" a que Obama entonces tendrá que intervenir, con el fin de ganar la elección. Y si eso no pasa, entonces ganaría Romney y terminaría el trabajo.

Rachievsky dice que Israel no puede destruir el programa nuclear de Irán; Netanyahu apuesta a que Estados Unidos intervendrá de su lado.

Rachievsky concluye que esto es totalmente inmoral y cualquier orden a los militares israelíes para realizar un ataque, debe ser desobedecida. "Ningún líder en Israel tiene el derecho de enviar a las Fuerzas de Defensa de Israel y poner en peligro a decenas de miles de ciudadanos y soldados cuando no se tiene el poder de ganar la guerra con nuestras propias fuerzas". Más aún, dice, "Benny Gantz, jefe del Estado Mayor, y los oficiales de alto rango no es que no tengan la 'posibilidad' de no llevar a cabo la más oscura de las órdenes; tienen el deber de no llevarlas a acabo".

Eso es verdad. Puesto que no sólo Israel esta en juego, sino también la posibilidad de una confrontación nuclear.