Si Netanyahu ataca a Irán, la culpa es de Obama

14 de agosto de 2012

13 de agosto de 2012.-El presidente de Estados Unidos, Barack Obama va a ser el responsable si el desquiciado de Benjamin "Bibi" Netanyahu y su Secretario de la Defensa, Ehud Barak, se van a la guerra "en cuestión de semanas", como dijo un aliado bélico de Netanyahu el 12 de agosto. El veterano reportero israelí Amir Oren escribió un artículo que apareció el pasado domingo 12 en el diario Haaretz titutado, "Obama tiene que pronunciarse en contra de la guerra contra Irán", en donde señala: "Esta es la última oportunidad —para Obama y los israelíes— de fijar su posición antes, en vez de lamentar su silencio después". Oren es el periodista que publicó la exclusiva en el 2001, de que las Fuerzas de Defensa de Israel (FDI) habían estado estudiando las táctica militares de la SS nazi de 1943 en contra de la resistencia judía en el ghetto de Varsovia, para aplicarlas en contra de los palestinos en la Ribera Occidental y en Gaza, una historia que después confirmó el entonces vocero de prensa del primer ministro Ariel Sharon.

La responsabilidad de parar a los locos israelitas de la facción de Bibi recae en Obama, dice Oren. "Si los niveles más altos no fijan claramente sus posiciones, públicamente, no a medias y a puertas cerradas, seguirá dándose la impresión de que los americanos han asumido que se necesita dicha operación. Para cuando nieguen que ese es el caso, va a ser demasiado tarde".

El comentario de Oren se produce en el momento en que alcanzó un nuevo impulso la campaña de Netanyahu para otorgarse poderes totalitarios para lanzar la guerra sin tener la interferencia del gabinete o del Knesset (parlamento israelí). Según el noticiero Ynet, Netanyahu forzó un nuevo protocolo, ya aprobado por "el gobierno" que le otorga poderes sin precedentes, según los dirigentes de oposición de los partidos Kadima y Laborista, lo que pone en peligro la "democracia" de Israel. Entre los cambios en la toma de decisiones se incluye la facultad que se abroga Bibi para demorar cualquier decisión que tome una comisión ministerial y hacer que se vote de nuevo antes de llevarse a cabo, una y otra vez hasta que él obtenga el resultado que desee; Bibi podrá participar en cualquier comisión y su voto contará; Bibi reduce el tiempo de una semana para la toma de decisiones sobre una votación a 12 horas; y les quitó a los miembros de las comisiones ministeriales el derecho que tenían de votar 'in absentia'. En la misma serie de reuniones gubernamentales en donde se decidió todo esto, Bibi declaró que la guerra contra Irán era de la mayor importancia: "Todas las amenazas en el ámbito interno desaparecen ante la otra amenaza. No se puede permitir que Irán obtenga armas nucleares".

Hasta el propio asesor legal del primer ministro Shlomit Barnea Farga, puso en tela de juicio la legalidad de esta decisión que le permite a Bibi socavar las decisiones de las comisiones nombradas por el gobierno.

Los dirigentes de la oposición denunciaron los cambios como un esfuerzo por acelerar el proceso de atacar a Irán sin tener que consultarlo con el Knesset.

Al mismo tiempo, se está produciendo otra ola sin precedentes de oposición de alto nivel a la guerra de Netanyahu de parte de otro alto general retirado de las IDF, del ex primer ministro Ehud Olmert y de un general canadiense de la OTAN quien ocupó un puesto de mando clave en la guerra contra Libia del 2011.