Operativos de Obama intervienen para acabar con la enmienda Glass-Steagall

14 de agosto de 2012

14 de agosto de 2012 — Secuaces políticos de la campaña de Obama y del Comité Nacional Demócrata (CND) intervinieron el pasado sábado 11 en la reunión final del Comité sobre la Plataforma del partido en Detroit, para forzar el retiro de una enmienda Glass-Stegal incluida en la plataforma del Partido. Hasta las cinco de la tarde del viernes ya estaba incluida una enmienda en donde se pedía que en la plataforma del partido se incluyera un respaldo a la propuesta de ley que se encuentra en la Cámara de Representantes como HR 1489, que plantea el restablecimiento de la Ley Bancaria de 1933, la llamada Glass-Stegall. A las 7 de la mañana del sábado, después de pasarse toda la noche torciéndole los brazos a los delegados que introdujeron la enmienda, ya la enmienda se había retirado. Sin embargo, varios otros delegados intentaron introducir una resolución idéntica pero les dijeron que no era necesario porque ya se había introducido la enmienda antes de la fecha de vencimiento del plazo.

Durante las llamadas que hicieron organizadores de LPAC a muchos de los 187 miembros del Comité sobre la Plataforma del Partido, antes de la reunión de Detroit, obtuvieron un respaldo abrumador a la Glass-Stegall, incluso entre algunos delegados que eran adversos a LaRouche. Para que se pueda debatir en el pleno y someter a votación una enmienda se requieren 15 copatrocinadores, y había por lo menos 28 comprometidos antes de la reunión de Detroit, con fuertes probabilidades de que la enmienda recibiera la mayoría de los votos y se incorporara oficialmente a la Plataforma del Partido Demócrata 2012.

La línea que se usó para torcerle los brazos a los delegados fue que "no se puede poner nada en el plato de Obama que pudiera llevarlo a perder las elecciones". Esto es, obviamente, una locura, porque como LaRouche enfatizó el sábado en la mañana —después de que le informaron sobre los acontecimientos en la noche del viernes en Detroit— de lo que se trata es salvar al Partido Demócrata y a la nación con la única política con la que se puede ganar realmente las elecciones, que es Glass-Stegall. LaRouche declaró después, durante sus discusiones con colegas, que la idea de destruir la enmienda Glass-Stegall era una evidencia clara de que Obama es un perdedor.

La sesión plenaria del Comité sobre la Plataforma del partido se controló como una operación típica de la pandilla de Obama. No solo eliminaron la enmienda Glass-Stegall. También sacaron todas las propuestas de enmiendas que no fueron presentadas directamente por los lacayos del CND. Mientras que el patrocinador de la enmienda Glass-Stegall fue sujeto a inmensas presiones para que retirara la enmienda antes de la sesión plenaria del sábado, otros fueron presionados más suavemente para que retiraran sus enmiendas y cuando se pararon durante la reunión de trabajo para retirarlas fueron ovacionados. Al final, no hubo ninguna discusión o debate sobre ningún tema político, y Cory Booker, el alcalde de Newark, NJ, quien presidió la sesión, concluyó con una lista de consignas sin sentido durante 10 minutos.

Según los organizadores de LPAC que estuvieron en el sitio durante todo el día (se permitió en el salón de reuniones, un sector para el público observador y CSPAN transmitió en vivo los actos) los delegados se salieron de la reunión temprano en la tarde, de alguna forma alterados ante el hecho de que no se hubiera permitido ninguna discusión. Algunos estaban totalmente desconcertados de que no se hubiera siquiera leído la enmienda Glass-Steagall en el pleno antes de retirarla, expresando su apoyo a la necesaria inclusión de la Glass-Steagall en la plataforma del Partido Demócrata. Varios dirigentes sindicales en el Comité sobre la Plataforma se quejaron amargamente de que hubiera sido mejor que hubieran ido a la manifestación en Filadelfia. Otros delegados indicaron que probablemente no iban a asistir a la Convención en Charlotte a principios de septiembre, si lo que estaba sucediendo ahí no eran más que indicios de como se iba a manejar la convención.

El efecto neto logrado fue todo menos "unidad del partido en torno a Obama". Una mayoría de los miembros del Comité sobre la Plataforma claramente estaban a favor de la enmienda Glass-Steagall, a juzgar por las llamadas que hicieron organizadores de LPAC antes de la sesión de Detroit y las discusiones que tuvieron durante y después de que concluyó la reunión.

Como lo destacó LaRouche después de recibir los primeros informes sobre Detroit, Obama el perdedor intervino fuertemente para sabotear su propia campaña. "Es una contienda entre Obama y Romney para ver quien llega primero al fondo, y van demasiado parejos como para saber quien será el ganador".