Obama le da su apoyo a la Hermandad Musulmana para purgar las fuerzas armadas y los medios de Egipto

16 de agosto de 2012

16 de agosto de 2012 — Fuentes de Egipto y Estados Unidos han confirmado que el gobierno de Obama le ha dado todo su apoyo a la Hermandad Musulmana de Egipto y al Presidente Mohamed Morsi, con el fin de purgar a las fuerzas armadas, la directiva de inteligencia y los medios de comunicación de Egipto en una maniobra abierta por evitar un posible golpe de Estado con el objetivo de restablecer en el poder al Consejo Supremo de las Fuerzas Armadas (CSFA). La semana pasada, el Presidente Morsi despidió al Ministro de la Defensa, general Tantawi y al Jefe del Estado Mayor de las Fuerzas Armadas, general Annan, junto con el director general del Directorio General de Inteligencia (GID), y los jefes de los servicio del Ejército, Fuerza Aérea, y Naval. Además, también fueron despedidos 53 jefes de redacción de agencias de noticias manejadas por el Estado y reemplazados por personal de la Hermandad Musulmana o aliados suyos. Supuestamente, Morsi había llegado a un acuerdo con ciertas facciones dentro de la CSFA, en donde se daban garantías de que las fuerzas armadas iban a retener sus amplios intereses económicos. Según una fuente egipcia, el general Sissi, recientemente nombrado nuevo jefe de las fuerzas armadas estaba en Washington en días recientes mientras todo esto ocurría dentro de Egipto.

La limpieza generalizada de los niveles más altos de las fuerzas armadas y de inteligencia, se produjo como consecuencia de los ataques yijadistas recientes en el Sinaí, donde fueron asesinados 16 soldados egipcios. Según fuentes de Washington y el Cairo, la maniobra es parte de un esfuerzo por desactivar lo que se estaba perfilando como un complot de golpe de Estado en contra de Morsi y la Hermandad Musulmana, con centro en la manifestación masiva antigubernamental convocada para el viernes 24 de agosto, financiada por los grandes dirigentes empresariales que eran la espina dorsal del gobierno de Mubarak. Según la fuente, funcionarios del gobierno de Obama alertaron al gobierno egipcio sobre un posible escenario de golpe de Estado en torno a la manifestación masiva, que iba a congregar a entre 1 y 2 millones de personas a la Plaza Tahrir, con la esperanza de provocar una confrontación con la Hermandad Musulmana y otros partidarios de Morsi.

Más allá de los detalles bizantinos, lo que claramente emerge es que el gobierno de Obama está respaldando activamente a Morsi y la Hermandad Musulmana en contra del CSFA y las Fuerzas Armadas.