Nuevo enviado de la ONU a Siria quiere incluir a Irán en los esfuerzos de paz

20 de agosto de 2012

20 de agosto de 2012 — El argelino Lakhdar Brahimi, el nuevo enviado de las Naciones Unidas a Siria, le dijo a Associated Press en entrevista del 19 de agosto que espera poder incluir a Irán en los esfuerzos por lograr la paz en Siria, destrozada por la guerra. "Irán es un país importante en la región y definitivamente me dará mucho gusto hablar con ellos" le dijo a AP.

Estas declaraciones no le ganaron el aprecio de los titiriteros británicos que pretenden sumergir a toda la región en una guerra sectaria mortal. Brahimi ya se ganó los ataques del Consejo Nacional Sirio por decir que era muy pronto para pedir la renuncia de Bashar al-Assad.

Brahimi explicó que fracasó la misión del anterior enviado especial Kofi Annan porque la "comunidad internacional no lo apoyaron como necesitaba que lo apoyaran... El problema no es lo que yo pueda hacer de una manera diferente, sino cómo se van a comportar los otros de una manera diferente", dijo. "Si hablaran con una sola voz y su apoyo fuera claro en lo que yo voy a hacer a su nombre, eso es lo que yo necesito".

La paz, estableció Brahimi, "la harán los sirios. Al final del día, no es el mediador ni tampoco el Consejo de Seguridad. Si los sirios se dan cuenta que se pueden alejar de la confrontación hacia una solución pacífica, eso también pudiera ayudar". Subrayó "no todos apoyan" una intervención militar. "Yo soy un pacifista. Por definición, si empiezo a hablar de intervención militar, es un reconocimiento de un fracaso, no un fracaso personal, sino un fracaso del proceso de paz".