Carta abierta de la lista de candidatos respaldada por LPAC, a los delegados a la Convención Nacional Demócrata

28 de julio de 2012

Miércoles 25 de julio de 2012

Entonces, hablemos en serio.

Estimado delegado demócrata:

Primero que todo, te pedimos que leas toda esta carta y tomes en consideración la verdad de lo que decimos, y actúes ahora como si de ello dependiera la supervivencia de la nación, porque de hecho así es. La cuestión es una sola, y es que debemos actuar ya para salvar la economía de Estados Unidos o será el fin para la nación. Hay tres puntos decisivos de un programa, que se tienen que implementar ahora, mucho antes de las elecciones de noviembre. Primero, tenemos que restablecer la ley Glass-Steagall original de 1933, que está en el Congreso como H.R 1489. ¡No pagaremos deudas de juego! ¡Se acabaron los rescates! Sin este primer paso de la implementación de la Glass-Steagall, no podemos salvar a la nación. La ley Glass-Steagall es la introducción indispensable a una plataforma nacional interdependiente y unificada para la nación; el segundo paso es el restablecimiento de un sistema de banca nacional, modelado en la obra del Primer Banco Nacional de nuestro primer Secretario del Tesoro, Alexander Hamilton, para hacer posible el financiamiento de la recuperación. El tercer paso en este paquete unificado es la construcción de la Alianza Hidráulica y Energética de América del Norte. Esto constituye una promesa para el pueblo estadounidense, un compromiso para restaurar la misión por el desarrollo de la economía física, la tecnología avanzada, y la generación de empleo masivo con la creación de 6 millones de empleos calificados, y para prevenir que las sequías, los incendios y las hambrunas amenacen a nuestra población a consecuencia de los llamados desastres naturales.

Si queremos salvar la economía de Estados Unidos, tenemos que implementar este programa antes de la Convención Demócrata del 3 de septiembre. Eso quiere decir que se debe rechazar al Presidente Obama como candidato postulado por el Partido Demócrata y debe ser destituido de su cargo ya. Si las opciones para la elección presidencial de noviembre siguen siendo que hay que escoger entre Obama y Romney, nuestra nación, y posiblemente la civilización en su conjunto, está condenada. Por lo tanto, escribimos esta para exhortarles a que postulen a otro demócrata calificado que realmente tenga en el corazón los intereses del pueblo de Estados Unidos, y del mundo.

Aunque las acciones de Obama en los últimos tres años ya deberían haberte hecho pedir su destitución del cargo, pongamos en claro cuál es la situación que tenemos ante nosotros, de modo que podamos tomar en consideración la realidad en su conjunto.

Somos testigos de la desintegración del sistema monetario transatlántico en el transcurso de los días y semanas próximos. El Secretario del Tesoro de Obama, Tim Geithner, presidió el crimen del siglo al permitir la manipulación de la tasa LIBOR cuando era el presidente de la Reserva Federal de Nueva York. Luego, como Secretario del Tesoro, junto con Ben Bernanke de la Reserva Federal, cometió la peor estafa financiera en la historia de Estados Unidos, emitiendo billones de dólares de rescates financieros para empresas criminales, mientras que millones de estadounidenses perdían sus casas, y miles fallecían prematuramente, a consecuencia de los recortes presupuestales que hicieron las ciudades y los estados obligados por la actividad criminal de las mayores instituciones financieras, que engatusaron a los desprevenidos municipios, hospitales y sindicatos, metiéndolos en inversiones fraudulentas.

Muchos economistas prominentes y figuras políticas se han unido al economista Lyndon LaRouche –-quien pronosticó en el 2007 este desastre— en su llamado por el restablecimiento de la ley Glass-Steagall de Franklin Delano Roosevelt, que ya fue introducida en la actual Cámara de Representantes como la resolución H.R. 1489, "Proyecto de ley sobre el retorno a una banca prudente". El Presidente Obama se opone rotundamente al restablecimiento de la Glass-Steagall y desplegó al ex presidente de la Reserva Federal, Paul Volcker, para que ejerciera presión sobre los miembros del Congreso y otros con argumentos sofistas, para evitar que fuese aprobada. Para aquellos de ustedes que todavía desean hacerse de la vista gorda ante las muertes en masa causadas por políticas económicas, hay también asesinatos en masa, con su propio nombre. Con las guerras ilegales, prisiones secretas, intervenciones telefónicas sin una orden judicial, asesinatos extrajudiciales de ciudadanos estadounidenses con aviones robots, no es de extrañar que el ex Presidente Jimmy Carter escribiera en el periódico New York Times, que Obama ha violado más de un tercio de los derechos humanos enumerados en la Declaración Universal de Derecho Humanos, que fue aprobada después de la Segunda Guerra Mundial.

Con estas acciones, Obam se ha llegado a parecer mucho más al emperador Nerón que a un Presidente de Estados Unidos debidamente electo, y sus políticas nos están poniendo en peligro de una guerra termonuclear con Rusia y China, quienes con mucho preferirían ser nuestros aliados. El Partido Republicano escogió lanzar a su propio y similar candidato incompetente, Mitt Romney, quien, tal como Obama, está comprado y pagado por Wall Street.

En marcado contraste con el punto de vista criminal de los dos posibles candidatos, lo que se necesita es un candidato, y un programa del Partido Demócrata, que esté modelado en el pensamiento de dos grandes Presidentes, que de paso eran demócratas: Franklin D. Roosevelt y John F. Kennedy. Ambos estaban apasionadamente comprometidos con el futuro, y ambos pusieron el ejemplo de cómo invertir en ese futuro a través de grandes proyectos como el de la Comisión del Valle del Tennessee, y el Programa Apolo para llegar a la Luna. Para crear un futuro como este, fuera del sufrimiento desesperado que tantos estadounidenses están viviendo hoy, se requiere la participación plena de la población en la producción creativa a través de grandes proyectos como el NAWAPA XXI (Alianza Hidráulica y Energética de Norte América), que le daría empleo a más de 6 millones de personas, y mediante la gestión de la biósfera, aliviar lo peor de la sequía extrema y las inundaciones que están destruyendo hoy nuestros suministros alimentarios. El único modo en que se puede financiar este esfuerzo, es restableciendo de inmediato la ley Glass-Steagall original de Franklin Delano Roosevelt, y la implementación del Tercer BANCO NACIONAL para dirigir el desembolso del crédito público.

Por lo tanto apelamos a ustedes, representantes electos del Partido Demócrata para la Convención Demócrata para elegir al candidato, para que tomen el único curso de acción que de modo elocuente aliviaría esta crisis profunda: ¡Postulen a otra persona! Nosotros no hemos respaldado a otro candidato, pero creemos que hay algunos demócratas prominentes que se inclinan por la implementación de un programa como el que acabamos de delinear. Un candidato así derrotaría de calle a Romney, que no es muy bien querido entre los republicanos. Recuerden el libro famoso del presidente Kennedy titulado "Perfiles de coraje", y actúen en consecuencia. En los años de 1930, se probó en Europa, que la supuesta "lealtad al partido" puede ser letal. Hoy, cuando las armas nucleares forman parte de la ecuación, las consecuencias de "seguir la corriente" serán mucho peores.

Mira el video ‘Two Weeks to Save the Nation':
http://larouchepac.com/savethenation


@LAROUCHEPAC en Twitter       FACEBOOK.COM/LAROUCHEPAC