Pánico ante la decisión del miércoles en Karlsruhe, Alemania

10 de septiembre de 2012

10 de septiembre, 2012 — El diario londinense Observer del domingo describe el miedo y la ansiedad que cunde entre los gobiernos y banqueros del mundo, en anticipación al fallo de la Corte Constitucional de Alemania en Karlsruhe el próximo miércoles sobre la legalidad del Mecanismo de Estabilidad Europeo (MEE). Un funcionario del gobierno alemán, no identificado, le dijo alObserver que nadie sabe lo que va a decidir la corte, aunque citó una nueva encuesta oficial en donde se muestra que el 54% de los alemanes están a favor de que la Corte detenga el MEE. La encuesta se hizo un día después de que el director del Banco Central Europeo (BCE), Mario Draghi, anunciara un nuevo programa hiperinflacionario del banco para comprar deuda pública para forzar la baja de los rendimientos. El encabezado de las declaraciones de Draghi en el tabloide de circulación masiva Bild Zeitung es "Un día negro para el euro y todos nosotros", donde advierte de la hiperinflación. El Observer entrevistó a Gunna Beck, un especialista alemán en derecho de la UE en la Escuela de Estudios Orientales y Africanos de Londres, quien advierte, "aunque pareciera que es una solución atractiva a corto plazo, en el largo plazo es desastrosa, dado que les quita a los países en crisis cualquier incentivo de reformarse". Beck explica que "al igual que muchos alemanes mayores de 40, cuando yo crecía me contaban la experiencia de mis abuelos que cuando eran muy jóvenes en los 1920, experimentaron la hiperinflación y se vieron arruinados. Es una fobia colectiva. Entonces, como ahora, son las personas menos culpables, las que invirtieron conservadoramente, a las que se les dice que tienen que pagar las pérdidas de los que se arriesgaron". Beck advierte que sospechaba que Draghi recibió indicios de cual iba a ser el fallo de la corte de Karlsruhe y programó su anuncio para poner la máxima presión sobre la Corte para preservar el euro.

El Observer también habló con Wolfgang Nowak, un antiguo asesor de alto nivel del ex Canciller Gerhard Schroeder, quien agregó: "Existe una cierta angustia ahora entre los políticos de que la gente se está distanciado de Europa por primera vez, en la medida en que los alemanes se dan cuenta del hecho de que el sentimiento de culpa de Alemania ya no puede unir a Europa, sino que necesitar unirse en base a la idea de una moneda común exitosa y hacer que funcione. Los alemanes se harían probablemente un favor con salirse del euro, pero esto es algo que no se puede decir en las esferas políticas alemanas". Por supuesto, Helga Zepp-LaRouche ha estado diciendo lo "indecible" desde la época del Tratado de Maastricht original, y su credibilidad sobre la desaparición del euro es irrefutable.