Ex presidente de la Corte Constitucional de Alemania dice que la compra de bonos del BCE es anti constitucional

19 de septiembre de 2012

19 de septiembre de 2012 — En un destacado artículo publicado el domingo en el Frankfurter Allgemeine Sonntagszeitung (FAZ), Paul Kirchhof, ex presidente de la Corte Constitucional de Alemania, expresa su confianza en que la Corte va a fallar en contra de la nueva compra planeada por el Banco Central Europeo (BCE) de bonos soberanos, porque no está prevista en la Constitución de Alemania. Es más, el plan del BCE es típico de una situación caracterizada por mercados financieros totalmente desligados del valor real, el dinero ya no refleja ningún valor real sino que está definido por la especulación, escribe Kirchhof. En los rescates, se tiene como rehenes el dinero de los contribuyentes y las cuentas de ahorro, sin que nunca se libere a los rehenes; por lo tanto, se está expropiando la propiedad de los ciudadanos, que está bajo la protección garantizada de la Constitución. Así mismo el valor del trabajo, la fuente primaria de la propiedad de los ciudadanos y de los ingresos fiscales del estado, se ve devaluado ante el dominio de los valores monetarios que los mueve la especulación. La Corte no puede aceptar esto, simplemente tiene que fallar en contra de esto, afirma Kirchhof.

La alternativa de Kirchhof es una especie de concepto de presupuesto equilibrado, si bien uno que no presta dinero para los rescates. Pero vale la pena citar el párrafo final de su artículo, en el que hace un llamado para regresar al imperio de la ley para sustituir el actual estado de anarquía dominado por los mercados:

"La crisis de la deuda se puede resolver mediante la ley, que es aprobada por el parlamento y por lo tanto está justificada por la población del Estado. La Ley Básica [Grundgesetz, la Constitución Alemana] trata sobre este vínculo entre la soberanía del pueblo, la ley y el mandato de integración [Europeo] con base en la ley en su preámbulo: La población alemana se ha dado a sí misma, por medio de su poder constitucional, la Ley Básica, con el fin de 'servir a la paz mundial, como miembro igual de una Europa unificada' ".