LaRouche: La cuestión es la Tercera Guerra Mundial termonuclear

17 de septiembre de 2012

17 de septiembre — Lyndon LaRouche tomó nota ayer del patrón de escalada de los incidentes terroristas del "11 de septiembre, segunda parte" y del despliegue militar británico y estadounidense en el Golfo Pérsico y el Mediterráneo oriental y reiteró que todo esto son excusas potenciales para una Tercera Guerra Mundial termonuclear. Esa es la política del imperio británico, junto con los saudíes, que son subordinados de la reina, declaró LaRouche.

Ejemplo de esto, es el último llamado de Al Qaeda en Yemen para que los musulmanes alrededor del mundo asesinen diplomáticos estadounidenses donde puedan. Una declaración puesta el 15 de septiembre en la página de Internet de la organización Al Qaeda en la Península Arábiga (AQPA) decía: "Cualquiera que se cruce con embajadores o emisarios estadounidenses debería seguir el ejemplo de los descendientes (libios) de Omar al-Mukhtar, que asesinaron al embajador estadounidense". Alegan que este llamado se hace en respuesta al video pornográfico de segunda clase que en realidad ha estado en circulación desde hace meses.

Un mapa a detalle puesto en la página de Internet de la publicación estadounidense Politico, muestra unos 20 lugares de protestas contra Estados Unidos en los últimos dos días, todas alrededor del perímetro suroeste de Rusia. El domingo 16, el Secretario de Defensa de Estados Unidos, Leon Panetta, declaró: "Pienso que tenemos que seguir muy atentos, ya que sospecho que es probable que estas manifestaciones continúen por los próximos días, o tal vez por más tiempo".

Otro caso ejemplar ocurrió la noche del 14 de septiembre; una unidad comando Talibán de 19 hombres, armados con granadas propulsadas por cohetes, morteros, chalecos con explosivos y armas automáticas —y al parecer vestidos con uniformes del ejercito estadounidense— logró romper el perímetro del superfortificado 'Camp Bastion´ en Afganistán. Dos infantes de marina fueron asesinados y cinco aeronaves fueron destruidas o dañadas en un tiroteo de cinco horas, en el cual 18 de los 19 talibanes fueron muertos y uno fue capturado.

Que ese ataque, al igual que el asalto en Benghazi (donde murió el embajador estadounidense en Libia), fue una operación militar sumamente sofisticada, se confirma en la naturaleza de Camp Bastion, que se considera una de las bases militares más seguras del mundo, que alberga 28000 efectivos británicos, americanos y de otras nacionalidades; en este caso incluyendo al príncipe británico Harry. La base está rodeada por cercas de alambre de 9 metros con una concertina triple de alambre de púas; un muro de hormigón de 9 metros de alto, que se extiende por casi 40 km, intercalado con torres de vigilancia; y cuenta con dispositivos de vigilancia y radar para detectar cualquier movimiento en el suelo o en el aire, dentro de un rango de 32 km.

LaRouche comentó que probablemente toda esta operación fue realizada por una agencia británica. Estas redes del '11 de septiembre, segunda parte' están clínicamente locos, pero su locura esta orquestada por el imperio británico y sus subordinados saudíes, cuya política ha llevado al mundo al borde de la guerra termonuclear. Lo que estamos viendo es sólo el comienzo.