Coronel retirado de la Armada de Estados Unidos: Trabajemos con los rusos para impedir peores desastres en Siria

25 de septiembre de 2012

25 de septiembre de 2012 — El Coronel retirado de la Armada de Estados Unidos, Gary Anderson, quien prestó servicio en Somalia, Líbano, y como asesor de Estados Unidos en Irak y Afganistán, ha exhortado a que se establezca una colaboración abierta entre Estados Unidos y Rusia, para llegar a una paz negociada en Siria, análoga a la establecida en la guerra civil en El Salvador en los años de 1980. Anderson señaló que se tiene que plantear de manera urgente una alternativa a los "ataques con aviones robot" o a una "zona de exclusión". Sin decirlo, Anderson en realidad está respaldando el cese al fuego propuesto por Rusia y los planes de negociación en la Organización de las Naciones Unidas (ONU) de hace meses cuando estaba en vigencia aún la misión de Kofi Annan.

"Con todo y que detesto tener que admitirlo, es probable que los rusos estén en lo correcto al tratar de impedir una rotunda victoria de los rebeldes. Ven más claramente las consecuencias indeseadas que nuestros neo-halcones que están ansiosos de una intervención militar" (énfasis nuestro), escribió Anderson en el blog de la revista Foreign Policy llamado "The Best Defense" (La Mejor Defensa). "Quienes somos veteranos de Líbano, Somalia, Irak, y Afganistán, conocemos el horror que puede suceder cuando el gobierno se desintegra por completo".

El coronel Anderson advierte que "el verdadero desastre humanitario sobrevendrá con el colapso total del gobierno y la victoria de los rebeldes, porque en el camino de la revolución de mayoría sunnita, hay minorías 'en riesgo'. Los cristianos y los shiítas alawitas corren la misma suerte que los sunnis y los cristianos en Irak, luego de la decapitación del régimen de Saddam Hussein dominado por los sunnis. Como la minoría sunnita de Irak, la minoría alawita en Siria, serán posiblemente el objetivo de una mayoría sunnita en busca de venganza".

"Está en discusión que deberíamos hacer algo en Siria, si acaso para tener alguna influencia en lo que vendrá después", concluyó. "Sin embargo, antes de que ese algo se convierta en ataques con aviones robot o una zona de exclusión de vuelos, tenemos que darle una oportunidad más a la diplomacia. El Salvador se salvó del tipo de derramamientos de sangre del que fuimos testigos en Afganistán y en Irak, luego de descabezar al régimen. Si Estados Unidos retira su exigencia por un cambio total de régimen, abrimos la posibilidad de que nuestra nación pueda tener un papel crítico para llegar a un acuerdo necociado. Lo único que se gasta en los esfuerzos diplomáticos son palabras".