Senadores piden ver los cables y comunicaciones del embajador Stevens

28 de septiembre de 2012

28 de septiembre de 2012 – Los senadores Bob Corker y Johnny Isakson le enviaron la siguiente carta a la Secretaria de Estado Hillary Clinton, en la que exigen información sobre la falta de medidas de seguridad en la misión diplomática estadounidense en Benghazi, y en específico piden el intercambio de cables y otra correspondencia del embajador Stevens:

Estimada Secretaria Clinton:

Le escribimos hoy para solicitar información adicional con respecto a los ataques al consulado de Estados Unidos en Benghazi, Libia, el 11 de septiembre de 2012, en el que fueron asesinados cuatro estadounidenses, incluyendo el embajador de Estados Unidos, Christopher Stevens. En tanto apreciamos su participación en el informe dado al Senado estadounidense la semana pasada, estamos sumamente preocupados sobre informes conflictivos respecto a los sucesos que llevaron a estos ataques. En específico, nos preocupa la falta aparente de preparativos de seguridad, a pesar del demostrable aumento en el riesgo que corrían los funcionarios estadounidenses como las instalaciones en Benghazi en el período anterior a los ataques.

Como usted sabe, este año múltiples ataques en contra de diplomáticos occidentales y sus asistentes, suscitaron serias preocupaciones sobre la situación de deterioro de la seguridad en Benghazi. El 6 de junio de 2012, un ataque con explosivos improvisados (IED) dañó el consulado de Estados Unidos en Benghazi, o cual llevó a funcionarios del Departamento de Estado a pedir que temporalmente se incrementaran las medidas de seguridad con la cooperación de fuerzas libias. El 11 de junio de 2012, un ataque con lanzagranadas (RPG) en contra del convoy del embajador británico condujo al cierre del consulado británico en Benghazi, y el 5 de agosto de 2012,la oficina del Comité Internacional de la Cruz Roja en Benghazi también fue atacado por militantes con RPG.

Funcionarios libios afirman que ellos se reunieron con funcionarios estadounidenses para hablar sobre las crecientes amenazas en contra de funcionarios occidentales en los días anteriores a los ataques, y la CNN informó que el embajador Stevens estaba sumamente preocupado sobre el deterioro de la situación de la seguridad en Benghazi y el ascenso del extremismo islámico. A pesar de estas advertencias, el Departamento de Estado buscó y recibió una dispensa de los requerimientos normales de seguridad del consulado.

Como exige la ley de Estados Unidos, el Departamento de Estado estableció una Junta de Revisión de Responsabilidades (ARB) para investigar los ataques y la situación de seguridad del consulado para el momento del ataque. El informe de la ARB estará listo a fines de este año, y esperamos para examinar sus conclusiones. Aunque valoramos lo delicado en torno a la investigación que se está llevando a cabo, debemos insistir en una información más oportuna con respecto a los ataques y los sucesos que condujeron a los ataques. Con ese fin, solicitamos que usted transmita a la Comisión de Relaciones Exteriores del Senado todas las comunicaciones sucedidas entre la Misión Diplomática de Estados Unidos en Libia y el Departamento de Estado, pertinentes a la situación de seguridad en Benghazi en el período anterior a los ataques, incluyendo, aunque no limitado a eso, los cables que fueron enviados por el embajador Stevens.

Agradecemos su atención oportuna y personal a nuestra solicitud.

Sinceramente,

Johnny Isakson, Senador de Estados Unidos

Bob Corker, Senador de Estados Unidos