Contratiempo para los terroristas respaldados por los saudíes y cataríes en Siria

29 de septiembre de 2012

28 de septiembre de 2012 — Un ex comandante del Ejército Sirio de Liberación (ESL) contra Assad, capitán Khaled Abdel Rahman al-Zamel, dio una conferencia de prensa en Damasco el jueves 27, donde dijo que decidió regresar al ejército regular sirio. "La solución en Siria no se encuentra en el uso de las armas o la violencia", dijo.

La aparición de al-Zamel y sus hombres tomó por sorpresa a los asistentes a la conferencia en Damasco, que fue organizada por unos 30 grupos sirios de oposición con el objetivo de abrir un canal de diálogo pacífico con el gobierno sirio para resolver la crisis que vive el país. A la reunión asistieron los embajadores de Rusia e Irán, y el encargado temporal de los asuntos chinos con Siria, tres naciones que de modo consistente han respaldado el régimen de Assad en los últimos 18 meses de alzamientos.

Las declaraciones de Al-Zamel generaron debate entre los activistas de oposición al régimen que estaban presentes allí. Algunos argumentaron que al-Zamel fue forzado a dar esas declaraciones; otros afirmaron que no tenía ninguna idea de quién era. Pero también asistió a la conferencia otro ex oficial del ESL, Yaser al-Abed, quien había comandado un grupo rebelde en la provincia de Aleppo. Durante la conferencia, al-Abed exhortó a los otros insurgentes a que depusieran las armas y se rindieran: "Pongan sus mentes a trabajar y sepan que tomar las armas no es otra cosa sino una violación tanto de las mentes como de la libertad".

"Siria es nuestro hogar y honra, pero la quieren incendiar. Los objetivos más atacados son nuestra religión, la nación y la tierra", dijo al-Abed. "Yo he conocido todo eso, y esa es la razón por la cual decidí deponer mi arma para ser una persona que ama la búsqueda del bien a la humanidad".